2C – Niños

mochilas-para-niños

“Por favor; que los niños den un paso atrás y sus padres tres”

Los niños son las criaturas más fantabulásticas que ha traído al mundo la madre Tierra. En su inocencia y energía reside lo más bonito y puro de nuestro ser, aquello que puede ser manipulado sin querer por padres primerizos, que ven en su salida de casa, de la burbuja de la rutina, una amenaza ante la extrañeza de lo desconocido. Los zagales que conviven fuera de su hábitat educativo por primera vez tienen ciertos déficits -que por condicionamiento clásico se pueden aprender- como es dormirse a deshoras, intentar bajar a la habitación de los niños -o niñas- o ese cúmulo de irresponsabilidades innatas en los nervios durante una actividad, como por ejemplo desabrocharse un mosquetón en una plataforma sin querer.

Luego los padres. Primerizos en actividades extraescolares de larga duración, sobrecargando a sus criaturas con artilugios de diversa índole -cazos para calentar leche incluídos- o bien preparando la llegada a su hijo con pancartas, música y guirnaldas. Ante tal espectáculo denoto que muchos de ellos no han dejado de ser niños pese a haber crecido.

2B – El camino

Globus-a-la-Garrotxa-xec-regal-Nadal-2013.jpg

“Camino detrás de mi sombra y a cada paso se estrecha el camino. Camino de lado a lado en esta vida nada tiene sentido. Camino… y no me paro, por si acaso se estrecha el camino. Camino hacia adelante: el pasado es algo que ya ha sido.”

Odio las puertas a medias: o abiertas o cerrada y punto, sin más. Sin medias tintas. Odio las puertas que están a medias, digo, pero no a las personas que las abren para quedarse. Sea por las ganas y por su ilusión, sea porque somos un buen equipo, todo ha ido bien. Estoy contento porque dos luchadoras se han ganado el hueco en un lugar maravilloso…

Hay días donde amo el silencio y otros que deseo mil voces estallando a mi alrededor. Hay días donde una melena rubia al viento me devuelve la sonrisa y puedo recordar qué me hace estar vivo. Estoy vivo porque siento como todos.

También, debería descansar algo más.

“Avança, avança: la por mai descansa…”

2A -El retorno del ser

WhatsApp Image 2017-03-20 at 09.48.25.jpeg

Viernes; vuelvo de trabajar a casa: el cansancio y el sueño me desequilibran. Con sorbos breves de agua leo a Michel Houllebecq pese al tren. La foto, muy garrotxística, la adjunto retocada. Y acierto.

El amor, los demás

Los sentimientos hacen mejor al hombre incluso cuando son
de infelicidad. Pero, en ese caso, lo mejoran matándolo.

Hay amores perfectos, plenos, recíprocos y duraderos. Duraderos en su reprocidad. Es ése un estado supremamente envidiable, todos lo sentimos así. Sin embargo, paradójicamente, dichos amores no suscitan ningún tipo de celos. Tampoco provocan ningún sentimiento de exclusión. Simplemente existen. Y, simultáneamente, todo lo demás puede existir.

Desde que desapareció, ya no puedo soportar que los demás se
separen; ya no puedo soportar siquiera la idea de la separación.

Me miran como si fuese a ejecutar acciones ricas en enseñanzas.
Y no es el caso. Estoy a punto de sucumbir, eso es todo.

Quienes temen morir temen, de igual modo, vivir.

Tengo miedo de los demás. No soy amado.

La muerte, tan maleable.

Hay quien busca el reencuentro en el equilibrio y no entiende de significados en plural ni de las urgencias del ser.

 

 

1D – El primer frío

tardor

GR2 cerca de Beuda (Garrotxa)

Cerrando etapas y poniendo puntos y seguido, que va siendo lo que toca. Cuando llega el frío y la noche se come la tarde es la señal de parar: porque el tiempo de trabajo mengua y entonces atentaría contra el descanso; y para unos y otros el reposar sin peligro es sagrado.

Uno para crecer de verdad tiene que salir fuera de casa y buscarse la vida: aterrizar en un sitio que no conoce y empezar de cero con sus necesidades y también con sus deberes. Adaptarse a una nueva realidad: si la piel era de piedra, quizá ahora es de un cuero menos recio. La voz pierde la sutileza -si algún día la tuvo- transformándose en una antología de sonidos ásperos por el frío y los esfuerzos -y el beber poca agua-. Los pies pasan de tener callos a ser recios como los de un hobbit cuando endurecen. Y a cualquier saco de dormir llamo cama si allí se consigue dormir más de cuatro horas del tirón. A veces ha sido complicado caminar por esta ruta. Y debe ser que el destino, como lo es la naturaleza, es sabio y lo allana todo cuando lo cree conveniente; pintando la vida de otro color…

Echaré de menos los momentos de complicidad con compañeros. El trabajar fabricando sonrisas y buenos momentos -aunque los labios parezca que los tenga de granito- o las cuatro paredes de la casa convertidas en hogar entre semana. Ahora, hasta febrero, nuevos horizontes: no pienso ofrecerme una tregua. Manos a la obra.

1B -Escalofríos

16268717101_bce8a9665e_b

Ver amanecer desde el tren  cada semana da de pensar. Amanecer y la fugacidad de mis miradas a las montañas y a la hierba, no poder distinguir qué hojas caen al suelo y cuáles quieren mantenerse aferradas, pese al viento, a las ramas. Observar las primeras nieblas del otoño como si fueran caricias al prado y a las casas repartidas por las eras. Añorar, sentir nostalgia de lo que uno no puede alcanzar y mirar en el horizonte azul -sobretodo cuando el tren entra en Girona y el cielo se abre abocando al fracaso todas las tentativas de mal tiempo previstas en el día para nosotros- y pestañear, así como un suspiro de aire como así, estiando la mirada pudiera acercarme algo más…

(((“T’estime cada volta que agafe la bossa i vaig cap a l’autobús. T’estime en eixe llarg viatge sense poder conciliar el son. T’estime quan prenc un café amb llet en un poble que no és el meu. T’estime quan veig els murs grisos i em donen un número (…) T’estime quan tu apareixes i m’ho dius tot amb els ulls. T’estime quan en comptes d’acariciar la teua mà toque el gros vidre que ens separa (…) Podria escriure qualsevol altre cosa però preferisc estar cansat. La frase que no et cansa escoltar te la repetiré mil voltes. I quan torne cap a casa, agafe un llibre i em quede adormit per poder somiar amb tu. I en els somnis t’estime com una poesia, com una narració modulada, com un conte, com una història sagnant.”

Totes les cançons parlen de tu, Xavi Sarrià (Sembra llibres, 2014) )))

Hay una triada de verbos: pensar querer, sentir. Son verbos, referidos a la segunda o tercera persona -sea singular o plural- tan delicados que al conjugarlos producen escalofríos…

1A – Distancias

garrotxa

La locura del #chicorenfe del trabajo. Barcelona. Levantarse a las cinco. Café rápido. Selva de Mar. Metro -línea amarilla-. Gràcia. Intercambiador de Gràcia. Taquilla. Billete. Tren. Revisor. Otro café. Música. Paisaje. Girona. Y lo que queda: hay viajes que nunca se harán pesados.

Empezamos de nuevo. Tornem-hi. Ilusión, ganas y responsabilidad.

  • Tossol: protuberancia que se forman en las coladas de lava al enfriarse, creando pequeñas elevaciones.