Crecimiento de la base

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dice Leonor que las miniaturas han hecho más kilómetros que cualquier avión que haya despegado y aterrizado en Badajoz. Que también, hay más puertas de embarque -ficticias, claro- en mi estantería que en el aeródromo extremeño. Como cualquier ampliación de flota, el crecimiento tiene que ser sostenible… manteniendo las condiciones para que no se vaya de las manos: las aerolíneas que acepto son aquellas que vuelan a Lisboa o Barcelona, o bien ser modelos turbohélices. O ser de la TAP, vaya…

368-cover-flylogoATR 72-500 de Flybe
La única excepción de la colección. Si bien es un turbohélice (los ATR quizá sean los aviones más bonitos que existen actualmente) no vuela ni a Lisboa ni a Barcelona, pero la librea morada que lleva, con el tic republicano, me encanta. Flybe es una aerolínea regional británica que opera vuelos de corto radio en Reino Unido y Escocia principalmente. El modelo de la imagen está basado en Southampton y en Jersey (Inglaterra), realizando vuelos regulares a las igual de británicas ciudades de Guernesey, Lasham y Bristol.

finnair,0Airbus A330 – 300 de Finnair
Llegan los vuelos transcontinentales con el primer bicharraco. En la realidad, el A330-300 tiene una capacidad de hasta cuatrocientos cuarenta pasajeros. Finnair tiene ocho ejemplares de este modelo y, como curiosidad, suelen tener algún detalle en la librea, a veces simplemente es algún guiño hacia la zona hacia la que vuelan. Quizá, por eso las flores de junco al tratarse de un avión que vuela hacia Bangkok (Tailandia), Nagoya (Japón), Guangzhou y Pekín (China), Delhi (India) pero también Chicago (Estados Unidos)

Norwegian_Air_ShuttleBoeing 737-800 de Norwegian
¡Llegan los Vikingos! Una de las cosas que hace únicos a la aerolínea noruega es su ala de cola, dedicada a personajes relevantes de la cultura nórdica (en el modelo de la foto, está dedicado a Eryk Bye, un conocido periodista noruego ya fallecido) aunque recientemente han dedicado una de ellas a la poeta española Gloria Fuertes-. Este modelo en particular, vuela principalmente desde Oslo y Bergen (Noruega) hacia Lisboa, Londres, Berlin, Cracovia (Polonia), Alicante y Málaga (España) o Dublín.

[Spoiler alert: en la próxima entrega, imagen de la réplica a escala del avión que vuela a Barcelona y Madrid… desde Badajoz.]

 

Los primeros aterrizajes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tenía que suceder. Sin ir más lejos, algunos poemas del elefante fueron esbozados en las nubes: no sé cuántos aviones he tomado éste año y el anterior. A bote pronto, sin pararme mucho a contar… unos seis o siete. Saber perderse mutó y cambió de nombre, ahora se llama Aterrizajes -tras someterlo a una operación de pulido sin precedentes-. Aterrizajes, sí, porque los aviones me han conquistado como lo hicieron en su día los tranvías y, en menor medida, los trenes. La RENFE y su exquisito servicio en Catalunya tiene gran parte de la culpa de mi desencanto ferroviario…

Son miniaturas metálicas, de escala 1:500 -es decir, quinientas veces más pequeñas que en la realidad- y, excepto una, el resto no las he elegido yo: todos tienen un hermano de verdad que vuela. Únicamente incorporo modelos que cumplan como mínimo una de las tres siguientes condiciones: que vuelen a Barcelona o Lisboa -o a los dos-. que sean turbohélices… o que sean de TAP Air Portugal. Sigue leyendo

La Terminal X

40161692_10216517863235656_167655268170072064_o

en el error de la terminal 1 del aeropuerto de la ciudad condal encontré la virtud: no dormir en la noche mientras aflora en mí una aleación del síndrome de stendhal al contemplar de madrugada los aviones arrimados a sus respectivas puertas de embarque

la magia de la aviación no es únicamente volar a once mil pies del suelo, sino entregar nuestra voluntad a un equipo de desconocidos

subo a un avión, relativizo lo humano y lo divino; el papel de las nubes, de los vientos alisios, de poniente, de mestral y todo tipo de precipitaciones como potenciales fuerzas perturbadoras del destino

 hay más decisión en un cacharro de setenta millones de euros -conducido a voluntad de unos desconocidos- que en muchos humanos

ahora mi particular aeropuerto es mi biblioteca, todo se verá.

Foto: Airbus 319 de TAP Air Portugal estacionado en el aeropuerto de Lisboa con destino Luxemburgo.