Uno lo vive como puede

fb6c3847-e3d5-4e51-bed1-b79da11047c5

Dieciocho minutos hablando de libros en el Telenotícies Vespre. Lujos o no, se agradece que por una vez la cultura popular desbanque hasta cierto punto la actualidad política. Porque me cansa oír sobre presos, políticos, presos políticos, mentiras, corrupción, escándalos y fútbol. En pantalla aparece a las nueve y cinco Martí Gironell y recuerdo el verano de la Garrotxa. Cuando lo conocí caía un sol a plomo en la vesprada ocre de Besalú y cercanías y aparecían los primeros jabalíes por los prados ante la casa de piedra del siglo XVII que era el centro de nuestras actividades. Gironell es -o parecía en el tórrido verano volcánico- una persona cariñosa, atenta y sensible; curioso en demasía pero sin ánimo de molestar, preguntando y con ganas de saber de la finca, los bosques, del antiguo silo de grano al oeste de la frente de la casa. También por los chavales; descolocados ellos por ser parte de un set de televisión.  Por eso me he alegrado que una persona que escribe, Sigue leyendo

L’espurna

visaz_17_mai_1968_302355

“Protestar és denunciar que això o allò no és just. Resistir és garantir que allò amb el que no estic conforme no es torni a produir.”

(“Protestar es denunciar que eso o aquello no es justo. Resistir es garantizar que aquello con lo que no estoy conforme no se volverá a producir”)

Ulrike Meinhof

Éste libro es un arma de pensamiento masivo, debería estar recomendado por siete de cada diez estomatólogos como mínimo porque su lectura libera tensiones gastrointestinales, aliviando el alma contraída que tenemos. Es un libro que puebla la mente, que da de pensar -var-www-web.llardelllibre.net-public_html-es-imagenes-9788494-978849430525desde nuestra cabeza hasta nuestros pies y canaliza aquellos sentimientos que anudan nuestro aparato digestivo hasta que uno empieza una lectura salteada que va liberando en el cerebro una descarga de energía necesaria y ética a partes iguales.

L’Espurna (cites i aforismes per encendre consciències i portar la transformació social) de David Palau no es una antología al uso de palabras o textos bonitos. Sus funciones son calmantes ante lo irritante e incitan a la respuesta. Porque tenemos que responder, estamos obligados a plantar cara de una manera u otra a la duermevela en la que nos quieren colocar. Seguramente no toque hacer de momento una revolución con claveles ni ir armados con bates de béisbol como en las manifestaciones de París, pero tenemos que pensar en luchar y expresar la defensa de nuestros derechos, de nuestros iguales y por el lugar en el que vivimos. Y si hay un contexto donde la autodefensa debe ser obligatoria es en éste; en el resto la violencia es animal y estúpida.

Pero cada día creo más que ellos quieren eso: violencia. Y por eso atizan al avispero; para poder fumigarnos de una manera lícita para sus intereses. Leer, luchar y aguantar es la base de nuestro cambio.

Santa Jordina

princesas

Ya va siendo hora de derrotar al patriarcado: la princesa de la leyenda de Sant Jordi ha de tener nombre. Y el dragón también; y nuestro amigo escamado, por cierto, desea morir defendiendo a la princesa de un apuesto príncipe cargado de micromachismos. Ojalá la inocencia de la tradición, en la que el dragón muere noblemente ante un rudo y violento príncipe azul, gane ésta batalla más allá de la leyenda y la princesa pueda vencer a todo monstruo o príncipe salvapatrias que la infravalore tenga o no algo colgando de la entrepierna. Que hay princesas y princesas, recuerden.