Ein Postkarte aus Deutschland…

freiburg[Una postal desde Alemania…]

A la izquierda la postal de Freiburg -Friburgo, en castellano- que llegó anteayer a casa de parte de Hannah y su familia para felicitarnos las fiestas. Interrumpida por el tiempo -porque los latinos somos despistados, descuidados y poco válidos para recordar con sensibilidad nuestros afectos- el intercambio de postales era una bonita tradición que hasta hace nada todavía realizábamos. Pero, repito, los latinos somos los reyes del despiste y enmendar los errores a toro pasado es algo complicado y preferible de disponer a los políticos puesto que nosotros sabemos de conllevar responsabilidades. Recuerdo Durbach con cariño, cómo los viñedos acariciaban el pueblo, en el cambio alocado de tiempo; como una responsabilidad climatológica, cada ocho horas había de suceder un cambio: empezar el día con una llovizna débil, continuar al mediodía con un ambiente soleado para nublarse a media tarde y por la noche despejarse y así el frío sacudir de verdad. El frío digo porque allí entendí qué significaba de verdad. Es cierto que no había nieblas ni tampoco existía el peligro inminente de la nieve, pero era obligación llevar siempre la chaqueta, el plumífero de manga michelín y la bufanda. Aquí en Tarragona según el día y dependiendo del aire y su bravura es preferible dejar de lado un rato al mediodía la chaqueta y animarse a jugar un poco a baloncesto con los niños. También, a sentarse en una terraza y paladear una cerveza fina, fresca; todo lo contrario de allí, donde reinan las cervezas con cuerpo y algunas incluso fuertes para aguantar la temperatura. Sigue leyendo

#03 Durbach (Baden-Wurtemberg, Alemania)

postal hannah.jpg

Hace unos días llegó a casa una de las postales que más ilusión me hace recibir. Casi cada año Hannah y su familia nos felicitan las fiestas bien con un paquete, bien con una postal. Cuando fui a Alemania -las dos veces- no podía imaginar que mi cariño hacia ése país se mantendría fuerte y mantenido después de tantos años.

Ojalá volver pronto…

La máscara del mal

En mi pared cuelga una talla de madera japonesa,
la máscara de un demonio malvado, pintado con barniz de oro.
Me apena y lo comprendo
cuando veo las hinchadas venas de su frente
señalando lo agotador que debe ser el papel de malo.

Bertold Brecht

#02 Lappi (Laponia finlandesa)

renopaula.jpg

Recién llegado de Irlanda llegó ésta postal a casa. La envió Paula, compañera de placajes y risas, que en medio de sus aventuras suecas en Estocolmo tuvo tiempo para hacer una escapada a la Laponia finlandesa y enviarme una postal con el precioso reno blanco que podéis ver como protagonista.

Hoy es primero de agosto, segundo día de lluvia del verano, mi cumpleaños. Treinta años. Pensé no festejar. Me siento en el alféizar de la ventana para meditar. La posición es difícil. Me vuelco sobre la espalda en el patio. Los nubarrones se arrastran. Un cuervo se posa en la rama del abedul del patio. Doblo las rodillas. Las estiro. Las doblo. Las estiro. Me arrastro en el césped mojado. En la rama los años, como un par de ojos rápidos, me observan, la larva de la mariposa nocturna, el acólito encerrándose en el capullo.

Risto Oikarinen

#01 Ještěd, Liberec (Rep. Checa)

whatsapp-image-2016-12-02-at-22-42-41

Torre Jested -ay, la acentuación- en la República Checa. 

Quien mejor me conoce sabe que colecciono postales de todo el mundo. Gracias a Postcrossing he podido aumentar la colección que mi padrina Joana empezó conmigo hace ya más de veinte años. Revolviendo entre las muchas que tengo, hoy subo ésta: la Torre Ještěd cerca de Liberec en la República Checa -enviada por Marta hace año  y medio-. Iré subiendo cada cierto tiempo las postales que tengo, así como las acompañaré de un poema o texto del país desde donde se ha enviado.

El Segundo Día

Preso en ternura, de memoria volvía a caer de nuevo
en el cautiverio. Todo don. Todo en el puño.

Todo dedos en los dedos. Asustado por palabras.
Que lo enfría. Por el silencio asustado. Que

da frío. La vena azul en el pecho.
La vena azul en el cielo. Perdido.

Devuelto. Todavía. Todavía. Noche y día. Y
cuando acabe la lluvia, cuando acabe la caída en un lugar

por la espalda su infancia atrapa. De espaldas hacia la vía,
de la guía de los trenes arrancó las páginas.

Karel Šiktanc

  • Postdata: lo reconozco: para escribir Ještěd he tenido que hacer copia y pega.