Morerías lisboetas

frry

Serie: [postdata]
Destinatario: Elías Moro
Remite: Xavier Rossell

El paso lento de los tranvías antiguos se parece a los pronombres personales de primera persona: están encantados de gustarse.

El ferry de Cacilhas deja a su marcha la espuma del recuerdo en una travesía entre dulce y salobre.

Las grúas del muelle columpian en su gancho su pasado de carbón y guano.

El Hulk de Torres Vedras

agst

Serie: 13 de 21
Destinatario: Diego González
Remite: Carmelo Mendo

El vizconde Jean de Gribaldy buscó ciclistas singulares para armar un equipo en las antípodas de su pose recta, formal, exquisita. Joaquim Agostinho, veterano del ejército colonial de Mozambique cayó en sus redes cuando coincidieron en la Vuelta a Brasil en 1968. El de Torres Vedras tenía una pose despótica; era un atacante sin compasión, tozudo y con un carácter revuelto de pólvora; tampoco no le importaba el vocabulario al hablar y dejar ojipláticos a los periodistas. En carretera aguantaba la mirada a los rivales, como provocándolos, eligiendo el momento exacto para hacerlos reventar. Un ciclista bautizado en Francia como Hulk solamente podía tener un final entre trágico y esperpéntico: falleció mientras competía en la contrarreloj de la Volta ao Algarve de 1984, cuando un perro invadió su trayectoria en mitad de la calzada, a poco más de trescientos metros para llegar a la meta y lograr la clasificación general. Sigue leyendo

La policía celeste

img_199999

Serie: 12 de 21
Destinatario: Ben Clark
Remite: Víctor Peña Dacosta

Al fin y al cabo, si uno coge fil per randa “la policía celeste” ya sea por Largo do Calvário o la Rua da Prata, los encontrará. Faltos de forma, con su uniforme de verano azul -un polo marca blanca Carrefour, no más- y expertos en viajar de la sección de champúes a la de salsas en un Pingo Dôce buscando al malhechor que ha perpetrado el robo de un carrito de supermercado. Un símil bizarro-cañí sería encontrar en cualquier ciudad de provincias, por ejemplo La Pobla de Massaluca o Cangas de Onís, a una pareja de la Benemérita en cada supermercado vigilando que nadie se llevara una cesta de la compra raída en negro por la grasa y los quinquenios sin renovar o recibir un fregoteo en condiciones. El realismo mágico en el día a día portugués lo aportan los Cuerpos de Seguridad de la República Portuguesa; un país en el que los generales venden tanques a milicias africanas de espaldas al ejército, un Ministerio de Defensa que ordena construir submarinos que no flotan o policías que custodian folletos de propaganda en un supermercado o hacen la ronda en pulidoras limpiasuelos o en un cacharros similares a los autobianchi italinos de los sesenta, merece mayor fama en las noticias de internacional de Antena 3 de la que ahora mismo goza. Arriesgaos a llevarme la contraria…

Pedazos de Christopher Walken

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Serie: 11 de 21
Destinatario: Ángel Manuel Gómez Espada
Remite: Víctor Peña Dacosta

Sacar al personaje de su área de confort, doblarlo: por un lado el actor, por el otro la persona sin entrometernos en el bagaje cinematográfico: estoy disparando a la persona, a sus rasgos. Viste de traje pero él no sabe que está desnudo y sólo me interesa de él que persiga el objetivo poco a poco, que no pose y que se encuentre natural entre la opacidad de la luz. Sitges también tiene algo de Lisboa, en la luz blanca proyectada sobre los muros de las casas de los pescadores y ahora en las arrugas de Christopher Walken. Pero Sitges, aunque pueda ser una localidad bonita, encantadora si me apuran, nunca será Lisboa.

[fotos realizadas por Pep Escoda (Tarragona 1958), ganador de diecisiete Premios Lux y ganador de Lux de Oro el pasado 2017 con un reportaje al actor Christoper Walken]

La Pantera Negra

eusebio
Serie: 10 de 21
Destinatario: Víctor Peña Dacosta
Remite: Judith Rico

Con 17 años, Eusebio ya jugaba en el Sporting de Lourenço Marques. Interior de recorrido, con tremendo disparo, su fama llegó a la metrópoli. El Benfica, donde ya jugaba Coluna, le contrató a finales de 1960 cuando aún no había cumplido los 19. Atrás dejaba 77 goles en 42 partidos. El suyo dió lugar a un caso Di Stéfano en Portugal. El Benfica le hizo volar desde Mozambique con un nombre falso, porque el Sporting de Portugal, que reclamaba un padrinazgo sobre el de Lourenço Marques, sostenía que tenía derecho de tanteo y retracto. Eusebio empezó a entrenar con el Benfica, pero al cabo de unas semanas la federación dio la razón al Sporting y el jugador… desapareció. Se lo tragó la tierra. Mientras tanto el Benfica recurrió a la instancia superior, y mientras le escondió en un hotel del Algarve, en riguroso secreto, acompañado por un preparador del club. Allí estuvo hasta mayo, cuando el Benfica ganó el recurso y volvió a sacarle a la luz. No llegó a tiempo de disputar la célebre final de Berna, que el Benfica ganó al Barça 3-2.

Sigue leyendo

Las pataniscas

patnscas

Serie: 9 de 21
Destinatario: Ferran Fernández
Remitente: José María Cumbreño

Lobo Antunes, referencia en el blog, defiende la gastronomía como una de las formas supremas de cultura portuguesa. Portugal, un pueblo tan alegre como reservado que se encoge como una patanisca dorada por el fuego no rehuye del mar pese a que a Bartolomé Dias le amargó la existencia o jugó con la suerte de otros tantos marineros, desmenuzándolos las mareas como picaremos el bacalao desalado después de nueve horas y dos cambios de agua. Pasado ese tiempo se escurrirá el despiece del lomo del pescado, joya de la corona de la cocina portuguesa y monacal, y se revuelve con leche y el zumo de medio limón. Sigue leyendo

Rebelarse ante las perífrasis

1174803_10201565969327653_1300048900_nSeire: 8 de 21
Destinatario: José María Cumbreño
Remite: Irina Kum

No cabe duda de que los portugueses odian las perífrasis. No les gusta ser obligados o cómplices de nada pero aparentemente tampoco muestran demasiada resistencia al poder de los aparatos políticos o de los agentes sociales. De ahí la sorpresa del pueblo portugués cuando un primer ministro tuvo que ir a la cárcel por corrupción. Estar emprisionado debe ser una de las peores experiencias a las que uno debe hacer frente en su vida… si todo se tuerce demasiado, claro. Tener que rendir cuentas a la ley -¿abrimos el debate sobre la obediencia ciega a la ley?-. suele ser tedioso: lo digo por experiencia.

Según los estudiosos, en castellano hay contabilizadas -porque se cuentan- unas ciento cuarenta perífrasis. A los portugueses no les gustan: lo demuestran poco, lo guardan su celo hasta que estallan con un puta que o pariu. En cambio, cuando ven un semáforo en rojo todos caen. Tienen que frenar antes de tiempo, pero siempre se avanzan antes de la luz verde, alguna décima de segundo como un acto de rebeldía que reconforta. Los portugueses aparentemente no muestran demasiada resistencia al poder o a las normas, pero también saben crear excelentes oportunidades para regodearse ligeramente de la estrechez de la norma.