Cafuné

257062ce-18c8-4aed-a895-8de39e3d8d3d.jpg

[no os engañéis: no me gusta escribir sobre el amor; es algo tan egoísta y frágil que da respeto mentarlo. Pero sí me gusta escribir, al menos un poco, de ella. Entre viajes, trabajo, quemaduras solares, playa, sobrinadas… ha salido un poema de la clase lovely. Disfruten; porque no sé cuando volveré a escribir sobre el amor o lo que sea lo que estoy haciendo cuando ahora acabo de rematar el poema]

Cafuné
ocupas las manos en algo parecido a mi espalda
miras fijamente a la cámara
bajo un baile solar que va disfrazando tu calle
en un regato de ausencias

posiblemente ésta instantánea sea una certeza:
el pellizco menos deshilachado
creciéndose entre todos los hilos que nos unen.

Foto: de la destreza, mano y cámara de Paula Alonso y la mirada/todo de Leonor López de Carrión.

El poema forma parte del proyecto titulado provisionalmente como ‘Mercancía defectuosa’.

Herăstrău (Rumanía)

57ece1b0-d981-4a92-8837-dd1318c80368.c10

trece años de la primavera rumana. Bulevares, adoquines y tranvías soviéticos todavía con la orden de circular. Parques verdes, explotando sus virtudes para cubrir las necesidades tasadas en monedas de latón…

Herăstrău
terrazas con crisma de uralita
flanquean a esos árboles
cuya única revolución son los gritos en mayo
meciendo un campo irregular de peonías

un anciano recoge cuñas de platanero;
se extienden en sus metacarpos el éxodo
y bajo sus pies crece un pozo negro

tiemblan los cormoranes:
la ciudad encoge sus alas
ante los venidos de la nieve.

Nota: Herăstrău es el nombre del parque/mayor extensión verde decBucarest, de ciento dieciocho hectáreas de tamaño. En su interior, al aire libre está el Museu Satului, el museo etnográfico de la ciudad.

El poema pertenece al borrador del proyecto Mercancía defectuosa.

Involución lumínica

cw

Involución lumínica
de noche o cuando ya atardece, si uno viaja raseando las nubes todas las ciudades son isletas de faroles con luces blanquecinas, de color ámbar: las más tímidas ni siquiera centellean demasiado su luz, únicamente aderezan al campo con su presencia

aquellas que pecan de orgullo revisten sus luces estridentes, escondiendo entre aquellos puntos de color sus miedos y taras

pero cada vez más aparecen otras aisladas y tan débiles que agonizan sin remedio, apagándose cada día uno de sus centelleos, propietarias también de la virtud de no perder la cara al destino tras enfrentarse diariamente a su final.

Nota: el texto pertenece al borrador de proyecto Mercancía defectuosa.

Corrib (Irlanda)

Corrib

[alguna vez abracé el frío: cuando era menos alto; cuando el hielo todavía era tierno y las piedras desteñían bajo la pluma de los cisnes…]

Corrib
cargueros abriéndose paso sobre un
lienzo añil]
peinado por grúas desocupadas
mientras la piedra quemada por la sal
recoge incógnitas del humdimiento

los tréboles esculpen tus pies;
acentúan en frío su rechazo a la espuma.

Nota: el Corrib es un río del noroeste de Irlanda, que toma el nombre del lago (Loch) del mismo nombre. Como curiosidad, el río recorre tan solo seis kilómetros desde su nacimiento en el lago hasta desembocar en el Atlántico, por lo que suele decirse que el Corrib es el río más corto de Europa.