39. (un poema de Maurizio Medo)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[caseta de número largo, al sol. Máximo, amable, me enseña sus pequeños. Me fijo en el de Medo. Se acuerda de mí, Máximo -el apellido singular, con dos eses y dos eles, habla tan bien de ellos que si pudiera me llevaría todos. Tras comprar el libro de Maurizio Medo, vuelvo donde están Lydia y Leonor. Apretón de manos: la mochila empieza a pesar: y necesito más cajas para guardar los libros]

39.
Me enfada la idea de volver a casa
como si fuese la caverna y enfrentarme
a las sombras antes de alumbra una idea.

Ella se enojó al interpretarlas antes de que
surgieran. Y yo aún más al culparla por el
ruido que, de pronto, interrumpió la claridad.

Tal nubarrón me precipitó a la urgencia de tener
que levantar algo entre los dos, como si aún
existiera el espacio que cancelamos en la apuesta

Ahora ella ahuyenta las moscas, y yo las sombras
que surgen desde la idea de la caverna.

Lo que de verdad me enfada son las sombras que
no, por algún ruido llegado desde afuera.

-Yo soy la puerta- le dije- fuera del quicio.

La interperie también es nuestra.

[poema de Maurizio Medo (1965 – act), extraído de su libro Las interferencias (Ay del seis, 2019)]