Diario* (un poema de Julia Laberinto)

42645906_240003533342066_1307742143481118720_o

[el tiempo sirve como moneda a la hora de otorgar de un valor justo las cosas más insignificantes]
.
Diario (*)
Me alejo del significado
Miro impotente las luces y me doy cuenta del florecimiento de la distancia,
del esplendor de la ingravidez sentimental.
El tiempo pasa mientras contengo una infección que ensombrece mi juicio.
Mis últimas fuerzas serán para evitar que los demás vean mi alma.
Si pudiera explicar que soy un ser que solo puede conocerse desde dentro.
Que los que se obsesionan con visitar mis superficies nunca abrirán los ojos
para tomar el interior.
Pero ojalá tú que me miras con ternura inevitable, pudieras disfrutar de mis
aguas un día de mar en calma.
Pediría curarme si eso no supusiera el final de mi aproximación a transcribir
una tormenta. 

[Julia Laberinto (Julia Sánchez; Madrid 1996 – act) es estudiante de medicina. Sigue inédita en papel… por poco tiempo]

Foto: Noelia Pellejero / Julia Laberinto

Nota: el poema pertenece a la serie de entradas tituladas Diario, que va subiendo la autora a su página de Facebook…

Los nombres del bosque

 

 

[“El trazo de los troncos / habla de la sed del árbol”]

No asocio directamente Madrid y los bosques: pongo condicionantes medioambientales, dudas aliñadas por la distancia y despejadas posteriormente con cariño. En Madrid arriesguémonos a decir que tanto Esther Muntañola como Julia Laberinto (mi Julia Sánchez) son el nombre de las costuras de arcilla que flanquean los bosques: brotan de las raíces y se hacen fuertes en sus ramas, generosas en los frutos tiernos que ofrecen.

Esther ofreció el jueves Árbol (Tigres de papel, 2018), un libro tan delicado como el final de una rama pero fuerte como la piel del roble, perfumado como el tilo. Cuando acabe el consomé de lecturas y entradas que se avecina le hincaré el diente.

Julia regaló el sábado una introducción maravillosa. Me dejó noqueado. Por sus palabras, por tener más de sesenta ojos mirándome temblaba y dudaba. Y no sé si merecía tanta generosidad. Ella merece más protagonismo y lo tendrá.

Fotos: en la de la izquierda, con Ángel Manuel Gómez Espada, Esther Muntañola y Julia Laberinto al finalizar la lectura.
                                                      [curioso llamar al primo, por ese nombre cuando él llama niña a la flor del almendro]

En la segunda, la de la derecha, Julia Laberinto, en su intervención previa. Las fotos son de Esther Muntañola y Sonia Marques.