Las entrañas del faisán: dos aforismos de Jose Ángel Cilleruelo

maxresdefault (1)

El sábado por la tarde, mientras esperaba al regional -y mientras arreglaban la catenaria de la vía que une Tarragona con Castellón y Valencia- para pasar el fin de semana en Barcelona, iba leyendo La poesía es un faisán (Antología de aforismos sobre la poesía y los poetas) publicado por La Isla de Siltolá en febrero y de cuya selección queda a cargo de León Molina. Volvía a las andadas: el más pequeño y contundente de los géneros aguantaba estoico el traqueteo de un tren de más de treinta años, con la lluvia fina embadurnando los raíles y un suspiro de niebla lamiendo las olas de los acantilados del Garraf. Entre la catarata de aforismos que pueblan el generoso volumen,  cada cual más brillante, me quedo con dos perlas lunáticas de José Ángel Cilleruelo; piezas cultivadas con sinceridad y reflexión en cada palabra.

La métrica, sastrería de sonidos, requiere cortar las telas con gusto y coserlas como continuidad, sin que las costuras resulten visibles.
***

El poeta es el que mira hacia otra parte. Es una frase peyorativa, sí, pero también simbólica con solo añadir un artículo: hacia la otra parte.

[la poesía es perseverancia: consiste en esperar a que baje la marea -la guardia, entiéndase- e insistir en convertir, de la mejor manera, una espuma salada en un preciado cristal]