Los españoles por dentro

jgb

“La verdad es que los españoles no ofrecemos demasiado interés en lo que se refiere a “matización psicológica”, e inevitablemente tampoco lo ofrece nuestra poesía. Asombra comprobar de qué pocas cosas está hecho por dentro un español: somos muñecos de resorte, y así resulta aburrido nuestro trato y de extremosa y de simple nuestra literatura. Nuestra intimidad es esteparia, inmemorial. Eso es sobre todo desconcertante en personas que poseen una refinada organización sensitiva y no escasa inteligencia, como Bousoño. Las raras veces que me he introducido -subrepticiamente, por supuesto- en el fuero interno de un compatriota, he pensado siempre en esos gabinetes provincianos, someramente amueblados con un gusto que no es atroz porque ni siquiera es gusto, en cuyas rígidas sillas nadie jamás se ha sentado, en donde nadie jamás ha dicho nadie algo discreto, educado y cordial. El gabinete, con su olor a cajón de armario vacío, espera por los siglos de los siglos a las visitas que no llegan. ¿Y a quién se le ocurriría llegar? Ese limbo es un despidehuéspedes.”

Diarios 1956 – 1985
Jaime Gil de Biedma

No son las mejores novelas… (ed. 2017)

[Título completo: No son las mejores novelas para muchos, pero sí lo son para unos pocos o eso quiero suponer (ed. 2017)]

tren-nocturno-a-lisboa-portada-libroÉpoca de balances, segunda parte. Aunque la prosa no fue tan recurrente en las lecturas del año que acaba, algo sí que he consumido. Como pasó con el anterior recogido de lecturas poéticas no todas han tenido sus comentarios aquí. pero no es obstáculo para hablar de libros como Número Cero (Penguin Random House, 2015) de Umberto Eco y su sátira sobre el periodismo, las pajas mentales que sacuden con carroña tan sufrida profesión o sus venenos. Cuando apretó el calor tocó una doble ración de diario: por un lado escribir el cuaderno de viaje de Portugal y a la vez, mal leer los Diarios: 1956 – 1985 (Penguin Random House, 2015) de Jaime Gil de Biedma e inmiscuirse en las inquietudes, contradicciones y animadversiones de una de las mentes más lúcidas de la poesía del estado. En Portugal, justo después, resacoso de pão com chouriço y Sagres Sigue leyendo

Excursión por Manila

GdB

“(…) Excursión al centro de la ciudad, en automóvil; jamás miré con tanta ansia a los transeúntes. Gente joven, algunos guapos y casi todos atractivos; de no ser por la lluvia hubiera dado una vuelta a pie. No sé aún cómo hacerlo, pero me muero por salir del cogollito tabacalero; estoy harto de europeos de quinto orden. Cuando veo un grupo de muchachos a la puerta de un bar o por la calle, cogidos de la mano, casi grito de ganas de hablarles. Hoy, que buscaba el coche, al salir de mi visita a Tony Rocha, me he cruzado con varios que seguramente volvían del trabajo, uno de ellos guapísimo. Me he vuelto a mirarle en el justo momento en que se volvían ellos a mirarme, y he desviado inmediatamente los ojos, azoradísimo, cuando en Europa nunca me hubiera comportado así. Me abruma la continua incomodidad de sentirme un ser genérico, un blanco. No soy o no represento más que eso, y me humilla. Y además es monstruoso pensar que esto lo han hecho las gentes que he de frecuentar a diario, con sus clubes, sus cocktail parties, su insufrible y petulante suficiencia y su racismo irremediable. Si por lo menos me atreviese a trabar conversación con los boys del hotel… pero sólo con entrar en mi habitación y mirarme -mejor dicho, no mirarme- me ponen en mi lugar y no me atrevo a salir de él.”

Jaime Gil de Biedma
Diarios 1965 – 1985