Entresijos de un recién llegado

[son las once y dieciséis de la noche de ayer. Me apetece abrir una Super Bock Stout que tengo en la nevera. También freír un par de pataniscas y cortarme una tapita de queso de oveja junto unos berberechos de roca con un chorrico de Espinaler. Brindo por la poesía,por LeTour1987 y los suyos. Por Joana y ACP. Por Martín, Júlia y Guillem. Por Leonor… y por vosotros todos casi sin excepciones.]

PomNo me acuerdo cuando escribí mi primer poema, pero estoy seguro que fue alguna prosa poética del estilo que tanto detesto actualmente; si una cosa me ha aportado la edad, alguna cana salvaje y el dejarme bigote separado de la perilla (rompiendo la barba tipo cerrojo estilada en el Mundial de USA ’94. Miren si no fotos de Caminero) ha sido dejar reposar los sentimientos en el momento de escribir. Doy mil vueltas a las palabras durante días o semanas hasta que tengo la composición definitiva; evitando aliteraciones buscando sinónimos, investigando sobre dobles sentidos, destrozando redundancias. Luego transcribo el poema a una cuartilla definitiva, pongo la fecha en algunos casos y lo dejo descansar. Hace unos años yo no sabía nada de sonetos, ni de rima, ni haikus ni tankas ni nada por el estilo; ahora tengo algo más de idea. Tampoco sabía quién era Aníbal Núñez ni Mello Breyner ni mucho menos Ferrer LerínSigue leyendo

Epílogo de la huida

vcgñ+

[mi sombra se desmiembra mientras una grupeta de cigüeñas expatriadas decide perseguir no se sabe bien qué, sin más motivación que huír y esperar al sol, a tiempos mejores, a completarse para dividirse. Como decía Delgado Valhondo: “no sé quién / pero me está esperando”…]

Epílogo
hay un odio forzando mi salida
invitándome a culminar la ruptura

por eso tus manos dudan

por eso, me invitas al olvido.


Coda: el único logro en la caminata que amaso bajo mis pies ha sido sobrevivir a diario.

Foto: acuarela sobre lienzo de Cuca Arsuaga.

El pasillo

lr

[soy el niño que corría de noche por el pasillo hacia la habitación, el niño que bebe un vaso de agua antes de dormirse y también el niño que ha visto la sombra de Melchor en la puerta de su habitación una Noche de Reyes.]

El pasillo
presumo de impurezas
porque la edad no tiene efectos balsámicos

mis dedos cegados reponen aquel vacío
tan frágil como absurdo de mantener

en los pasillos me observa
una antología del miedo más tierno,
la incapacidad para diseñar una nueva infancia.

Nota: mientras el mapa de haikus de Lisboa descansa sobre el consuelo de los miedos…

Esquelas y dudosas voluntades

yuste01

Cementerio alemán de Yuste

[conociendo los precedentes ideológicos de todos los soldados ordenados en pelotones de hileras, las supuestas dudas del emperador Carlos estarían más que justificadas]

me urge saber sobre despedidas,
tipos de abrazos;
si en casos así hace falta una maleta
o si con dos monedas será suficiente

tampoco entiendo a qué voluntad rogará
ahora en el cielo, o bajo la tierra:
depende si huye premeditadamente
o va decapándose poco a poco

reivindico la sencillez,
no saber más de lo necesario
obviar detalles, correcciones

no abrazar ningún mensaje nuevo,
permitir la regeneración de la piel

Nota: desde 1983 en Cuacos de Yuste (Extremadura) descansan los restos de ciento ochenta militares alemanes caídos en territorio español durante la I y II Guerra Mundial. El Gobierno Federal Alemán solicitó a inicios de los ochenta juntar todos ellos próximo al Monasterio de Yuste, lugar de reposo y fallecimiento del emperador Carlos V de Alemania.

Haiku de Alcântara

1

Atardecer en Os Lusíadas

bajo las nubes
desafío de pájaros
abriendo el aire

una calle asombrada
desnuda sus tejados

(Y las nubes, inteligentes como son, saben el momento preciso donde aparecer y pronunciarse como lluvia salpicando a los embarcadores del horizonte, lamiendo las cuestas adoquinadas o abrazando las paredes del Rossío)