Cuando uno necesita cafuné

Cafuné (Octu2018contra)

Soy consciente de mis limitaciones; no soy dado a conocimientos científicos y mi limitación en según qué ramas de la ciencias me han lastrado durante mucho tiempo. Sé lo que significa cerrar una puerta de una casa y buscarse la vida en un pueblo perdido en la puerta del Pirineo. Cuando me han machacado, más mal que bien me he levantado aunque haya costado la vida, como a todo el mundo que puede permitirse levantarse tras una paliza del tipo que sea: laboral, sentimental y emocional. Me han dejado tirado, he dejado tirado y luego la conciencia me ha comido por dentro. Me callo muchas cosas, soy crítico y autoexigente; tengo mil tonterías en la cabeza, pero lo que tengo de tozudo lo tengo de cariñoso y, en la medida de lo posible, también de atento. Sigue leyendo