El prostíbulo

1498503073_764710_1498503357_noticia_normal

[no vengan los oportunistas con segundas: no ha lugar, malpensaos. Yo soy fan de Elena Román, en las temáticas, géneros y formas que toquen…]

“La puerta del prostíbulo está acolchada; dos farolillos rojos la iluminan hasta el amanecer, cuando son relevados por el sol. Hombres con rasgo de sombrero llaman y preguntan por la prostituta más guapa, pero esta siempre está ocupada en otra habitación, con otro hombre. Las mujeres que habitan el lupanar saben escuchar con las piernas. El sexo no lleva IVA pero desgrava. El olor que impregna incluso la música recuerda al del interior de las colmenas.”

Ciudad girándose
Elena Román

Ciudad girándose, de Elena Román

978-84-16320-67-7_44457704.jpgCuando acabé de leer Ciudad girándose (Baile del Sol, 2015) recordé rápidamente el lugar donde Elena Román me ofreció dedicado el ejemplar: en un kiosco en la Alameda de Cervantes de Soria: en medio del espacio por antonomasia de la ciudadanía española: en un bar. Con sus cañas -o vermús- y sus torreznos.

Ciudad girándose es un compendio de microrrelatos poéticos, que ironizan en la observación del papel de la ciudad: al estilo de un tablero de ajedrez donde cada una de las casillas tiene una función destacada, desde el zoo (de donde saco una de mis partes favoritas del libro: “El elefante es el encargado de declarar, cada amanecer, qué tiempo hace, independientemente del tiempo que haga”) hasta la escuela, pasando por una relojería sin olvidarnos de las viviendas de protección oficial. Elena Román ha dado cabida a todos los espacios imaginables en una urbe, creando un universo ácido pero38656918_10217057015276018_8745543473337204736_n necesario, encaminándose al retrato en algunas situaciones y poniendo alguna que otra picaresca entre ellas -aquí, hago mía la imagen de aquellos pirómanos que atentan con gatos en temporadas húmedas-.

Una imagen de una ciudad sacudiéndose, desmelenándose si cabe, en medio de la rutina. Un libro desenfadado que ofrece a la par la sonrisa fácil e inteligente pero también un escenario crítico a partir de realidades (sí, realidades) en una ciudad imaginaria donde cuesta creer que nada no sea  real.

Postdata: repitan conmigo: somos fans de Elena Román. También está dándolo muy fuerte con ¿Qué hacer con Freud además de matar a Freud? (Liliputenses, 2018)

Foto: de Olga Ayuso

Un maridaje ganador

ER

Elena Román

[Redescubro mi biblioteca a tragos de Voll Damm. La pasada noche, veinticuatro, entre el anaquel blanco rectilíneo de mi biblioteca, entre Magí Sunyer y Alexandr Pushkin, aparece A propósito de los cuerpos (Littera libros, 2008) de Elena Román y sé que mañana es veinticinco ene y se une un motivo más para que hoy sea la humilde protagonista del lugar. Lírica y cerveza sobre el cuerpo, maridaje ganador.] Sigue leyendo