Fin

Acabo de terminar la lectura de Fin, la primera novela del escritor galaicocatalán David Monteagudo. Fin (Acantilado, 2009) es un libro de suspense, coral, donde se narra el reencuentro de un grupo de amigos -con todo contacto perdido ya- que se reúnen veinticinco años después en un refugio de montaña para pasar un fin de semana, en el recuerdo de un antiguo componente del grupo despierta choques entre los protagonistas. Siete añfin_david_monteagudoos después de ser publicada y ajeno ya al bombo mediático que la prensa ofreció al escritor y a su ópera prima, su lectura era más que tentadora…

Fin es un buen libro, una correcta novela de intriga y suspense; hay una detallada descripción de los espacios y ambientes de la obra, la trama principal es interesante, aunque queda difuminada a veces, y el inicio es demoledor… pero a medida que iba avanzando la lectura mi ritmo bajó: empezó a haber una excesiva distancia con los protagonistas -hecho que provoca que uno no llegue a indentificarse con alguno de ellos- amén de la sensación de fracaso en todos -menos en una acompañante-. La intriga del argumento es el hilo del que vas tirando y avanzando en la lectura, quizá movido más por la curiosidad que por la trama en sí misma. Haciendo un símil: estás viendo un castillo de fuegos artificiales y observas un inicio brutal, la parte central va flojeando y por último, el final te deja con un regusto raro en la boca.

Fin no será una novela que pase a la historia reciente de la literatura contemporánea pero es una lectura entretenida y abierta si uno quiere invertir su tiempo en leer una novela diferente. También, repito, pese a ser un libro con un buen punch inicial y algunos diálogos brillantes, en momentos podemos estar más cerca de leer una buena pieza de literatura juvenil que una correcta -sin más- novela adulta.

  • Postdata: poco después de escribir la reseña he curioseado buscando algunas críticas sobre el libro, descubriendo que hay quien llega al insulto hacia el escritor por no ser la novela de su agrado…