Una realidad dolorosa

1380909_passport_web_beige

ESTE MUNDO

Resulta que ha habido un malentendido.
Se tomó literalmente lo que era sólo una prueba:
los ríos volverán a sus orígenes,
el viento dejará de dar vueltas.
Los árboles no brotarán y volverán a sus raíces.
Los viejos correrán tras la pelota,
se mirarán en el espejo y serán otra vez niños.
Los muertos se despertarán sin comprender.
Hasta que todo lo andado se desandará.
¡Qué alivio! Respirad, los que tanto habéis sufrido.

Del libro Tierra Inalcanzable, de Czeslaw Milosz.

En nuestra voz cabe todo el sentido de la existencia. Anhelamos una realidad sencilla, sin las dificultades que conlleva el avanzar. Somos cerriles en simplificar el orden lógico de las etapas para mostrarlo coherente a nuestros intereses. Esa coherencia se llama egoísmo. El destino es inalterable; no podemos atentar contra el paso del tiempo.