Ganz78

ganz78

Bruno Ganz (1941 – 2019) habría cumplido el veintidós de marzo setenta y ocho años. El suizo ha sido uno de los pocos actores que, película tras película, me han agradado: no puedo considerarme un experto de su obra cinematográfica ni tampoco dramática -durante la época de las Dos Alemanias, Ganz interpretaba junto con otros compañeros pequeñas piezas en cooperativas y fábricas de ambos estados, acercando la cultura a la raíz del país- pero sí tengo en cuenta su valentía por sacar adelante papeles y roles que más de uno hubiera declinado interpretar.

Desde hace unas semanas estoy trabajando con imágenes, fotogramas, revistas, folletos. Recortar, pintar, rotular, retocar, editar, subir. Infinitivos de acción directa, podéis constatar. Directo como él.

Nota: cuando acabe el proyecto la intención es exponerlo en alguna sala y sacar alguna copia de alguna lámina. Veremos.

Sequía otoñal

pluja

Otoño democrático (noviembre 2017)

Aquí las únicas lluvias de otoño que han arreciado son aquellas de inicios de octubre: la lluvia inolora, incolora e insípida mutó hacia tonalidades rojas, una hedor a cloaca y el característico gusto ferruginoso de la sangre cuando se abre camino al exterior. Nuestro particular otoño democrático está en el punto de mira de manera constante, latiendo en actos impuestos y deslegitimados, faltos de garantías y con un exceso de violencia con el paraguas del pensamiento único e indivisible. Hay sequía, pero no parece importar demasiado.

Il·legal, tu!

collage5

Se ha encerrado en una jaula de cristal; en la misma en la que él ha ido etiquetando sin fundamento a inocentes. A uno y otro lado los equidistantes, todos aquellos que no han tomado parte todavía y deberían involucrarse, observan la situación a un lado y a otro del frente.

Me pregunto el número de jaulas que tendrán que cerrarse para ponerle remedio político a un conflicto de fácil solución pero de complicado tratamiento.

Mistura I

Collage1

Mistura I (septimebte 2017)

“El ruido se inicia en el instante en el que las personas se callan y oímos los pensamientos moverse dentro de ellas como las piezas, que intentan ajustarse, de un motor averiado.”

António Lobo Antunes