Los Santos

mistela

Castañas asadas o pilongas, avellanas, membrillo, trozos huérfanos de queso desconchados de su cera. Boniatos asados, tiernos de entrañas  Nueces e higos haciendo casamientos en un día de recuerdo. Huesillos de santo y panellets -nunca de los jamases piñonadas- endulzando la sobremesa. Procesión de dulces entre tragos de moscatel, vi ranci o mistela abriéndose camino entre hojas muertas, porque recordar puede ser también un trago dulce…

Inicio del curso

pastelería

Cada mañana compro un cruasán con jamón y queso en sus entrañas -el clásico, con miel, lo dejo para el invierno, cuando consigo bajar en pijama a la fleca de la esquina- y observo de refilón al quiosquero de la placeta. Siempre, en ésta página del calendario dispendia más de media hora colocando con mimo y agilidad un arsenal de cachivaches a la venta por fascículos. La mayoría nadie gozará de ofrecerles una oportunidad y acogerlos en sus estanterías o escritorios. Desconozco si existe alguna persona que no haya caído en la tentación de al menos intentar completar alguna de las colecciones que ahora se anuncian por tierra, mar y aire. Por otro lado, la papelería de delante de casa empieza a recibir cada vez a más padres y niños en búsqueda de gomas de borrar, lápices de colores, plastidecor, aguzas y entre unas cinco o seis libretas de media por cabeza. Podemos sumar a la compra el forro para los libros, pegamento adhesivo en barra -si nos referimos a un alumno de. a lo sumo siete años- rotuladores Carioca, carpetas y el kit de tippex y bolígrafos -a partir de los diez años-. Cada año son las mismas escenas al empezar el curso académico, ahora laboral, pero lo creáis o no ése aroma a libro de texto nuevo lo he ido perdiendo a lo largo de los últimos años; señal inequívoca de la edad que voy acaparando y preparándome para en un futuro volver a escanciar ése aroma, pero siendo ésta vez quien pone el dinero encima del mostrador y no arrimando mis impulsos a la compra.

Julio

acantilado

Dramatizar, en el sentido y significado exacto que transmiten los rayos de sol a las doce y media de un nueve de julio de un año no bisiesto. De forma constante y aguda.

Disimular pese a todo. No huir del mar, ni de la playa. Aunque acaso seamos solamente prisioneros del calor y del agua salada; en el fondo tenemos la certeza de que todo se mantendrá.

Me cuesta entender el verano porque no es una estación, sino más bien una parada transitoria.

Abril

abril.jpg

…llega acariciando de la mano a Marzo sin apenas darnos cuenta. Solamente porque el Sol pasea a menudo con fuerza y las nubes acarician los atardeceres dejando caer su lluvia -siempre bienvenida, en ocasiones desaprovechada- entre mejillas y chaquetas finas que poco a poco van ganando terreno en las calles, eviando al polilllero y naftalina a los abrigos y bufandas.

A veces… se despide la niebla sin decir adiós definitivamente. La incertidumbre de su vuelta nos evocará al largo estío. Y en un futuro al ansiado otoño.