Équidos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay quien sueña ser noble, tener carruaje y  gobernar el trote. Pocos recuerdan que los caballos viejos nunca aprenderán nuevos trotes… y un jinete sólo puede estar orgulloso cuando su équido adora el trabajo.

Fotografías de Gotthard Schuh (1987 – 1969)

Cabrón

Cabra Montesa

El cabrón baila claqué sobre las peñas dejando atrás un vacío de grietas y precipicios que no invitan, ni al más osado volatinero, a dar la vuelta para desandar el tortuoso camino de ida ni a mellar ni un ápice su sonrisa.

Castor

castor-desayunando

Oficial de primera en mampostería y construcciones abaluartadas que sufre como nadie la deforestación, situación que se ve agravada por el auge de incendios forestales que le impiden construir diques, presas y otros ingenios destinados a estancar el agua.

Cigüeñas

wildwonders05_960x648_71ca1034.jpg
a
Tengo la certeza de que después de tanto ir y venir nos ocultan algo. Como si en el horizonte vieran un atisbo, un mal presagio que van compartiendo con todos menos con nosotros.
 aaaaaaaaaa
El claqueo de sus picos entre la niebla cayendo amargamente de fondo. Llegó la primavera y no sé qué transporta de bueno en éste momento.

Elefante

Elefante-Africano-2.jpg

Red social andante, capaz de reconocer de manera concreta más de cien voces en un corto espacio de tiempo. Su cerebro es un procesador de recuerdos -aquello tan manido sobre su excelente memoria- una historia de vida que permite recordar cualquier ínfimo detalle de manera correcta. Extremadamente sensible y respetuoso con los de su especie: hay una leyenda africana que comenta que cuando éstos encuentran con restos de otros elefantes parecen rendir un homenaje póstumo, acariciándolos con delicadeza con su trompa y pezuñas. Todo lo contrario sucede con los de otras especies, principalmente ante sus depredadores, donde permanecen imperturbables. Por eso la indiferencia es el peor de los desprecios. Por eso lo de la memoria del elefante -aquello tan manido, repito-.

Krampus

02_krampus_2

Repica su cadena en los adoquines, rompiendo el silencio. Sus zarpas acarician las paredes de las casas, rasgando sus uñas las piedras de sus muros… una chaquetilla de piel esconde su pelaje: el vello de su cuello saliendo por el pecho de la misma. En sus ojos inyectados de rabia un altivo sentimiento de justicia culminando en su cornamenta…

Un grito potente emerge de su cuello cavernoso al ver al niño escondido entre las persianas del balcón; si lo alcanza no habrá Navidad para él. Luego no quedará nada, ni siquiera las postrimerías de la inocencia…

(Los Krampus son criaturas precristianas originarias de los países alpinos -principalmente Austria y Suiza- encargadas de castigar a aquellos niños que no se han portado correctamente durante todo el año, siendo el contrapunto a San Nicolás, al premiar éste a los niños que se portan bien. Suelen verse entre el cinco de diciembre y el día de Navidad)