Gritos, silbidos y aplausos

xalvador.jpg

Fernando Aire, Xalvador

[…] Frontón de Anoeta, 1967: una vez que los espectadores estaban sentados en sus respectivos sitios y los jueces estaban colocados en sus mesas, Alfonso Irigoyen leyó los resultados del concurso; el bertsolari Xalbador (Urepel, Baja Navarra, 1920 – 1976) junto con Uztapide pasó a la última fase a competir por la boina  -es decir, el premio-. En ese momento, a causa de los gritos y silbidos de los espectadores, el frontón de Anoeta fue invadido por un mal ambiente. A pesar de que estas señales de desacuerdo fuesen cesando, al poco tiempo los gritos volvieron a comenzar. Los bertsolaris Uztapide y Xabador, teniendo delante el micrófono, se mantuvieron callados durante estos minutos. Los espectadores estaban divididos en dos grupos: cuando parecía que los silbidos acallaban los aplausos, los que estaban de parte de Xalbador se ponían de pie y aplaudían a su favorito. Un juez les pidió a los dos participantes que comenzaran la última fase, pero los dos se mantuvieron callados. Al final, fue Uztapide quien, en medio de todos los gritos, presentó su verso. Sigue leyendo