Amor (un poema de Antonio Gamoneda)

gm

Es necesario que aparezca por aquí: ochenta y siete años. Hoy las flores son más robustas y su voz más apagada pero severa. Disfrutemos de Antonio Gamoneda (1931 – act) porque hará inmortal su voz.

Amor
Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.

Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.

Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

[Poema extraído del cuadernillo ofrecido en una lectura realizada del Aula de Literatura José Antonio Gabriel y Galán de Plasencia, y perteneciente a su poemario Blues Castellano. Podréis disfrutar de sus letras y voz en Matadero Madrid el sábado por la tarde]

La poesía, según Gamoneda

gmnda

“La poesía no sirve para nada. No tiene ninguna utilidad inmediata para quien sea, ni para el poeta. Pero, igual que no nos preguntamos para qué sirve un paisaje muy hermoso o un cuerpo humano, no nos preguntamos para qué sirve la poesía, sino que advertimos su belleza (…) Entiendo que la poesía no es un adorno que se pone a la vida, es la vida misma. Una narración, por ejemplo, se hace para desarrollar un argumento, y para que alguien se sienta bien leyéndola. Pero la poesía es otra cosa. La poesía habla del sufrimiento y del placer del poeta y, simultáneamente, está mostrando esos accidentes existenciales a los lectores para que se reconozcan en ellos. No es un adorno, es un hecho, incluso biológico.”

Antonio Gamoneda

Postdata: Entrevista íntegra clicando aquí.

Gamoneda – Antología poética

Últimamente leo bastante a Gamoneda. Busco sus poemas en internet, en alguna revista que tengo perdida por la estantería o en la antología poética comprada hace unos años (de Alianza Editorial) cuando había de devorar la obra de imprescindibles -Ángel González, César Vgamonedaallejo, Miguel Hernández, Fernando Pessoa- y no disponía de tiempo para comprar poemarios enteros. Me gusta Gamoneda porque, siguiendo la evolución lógica de la vida, en su obra sigue la trayectoria del camino emprendido cuando uno nace; el es consciente de que el tiempo se acaba, lo expresa y no renuncia a sentir, a amar y a querer: no se resigna. Probablemente, una persona de su edad -con todos los respetos del mundo- no necesita grandes creaciones para desnudarse, y por ello me encanta ese estilo directo y sin rodeos desde Libro del Frío hasta hoy día: transmitir en tres, cuatro versos a lo sumo un mensaje lleno de vitalismo pero también de conciencia: la edad, los recuerdos, la pasión por el amor a la que nunca se ha de renunciar y la nostalgia; la nostalgia entendida como distancia auntoimpuesta a veces que conlleva a crear dentro del minimalismo que llega a ser el verso, verdaderos espacios de sentimiento donde aflorar el presente.

Es probable que apenas ya salga del silencio, sin estridencias. Como siempre la carga sencilla del mensaje evocando lo estimado y deseado en el mismo espacio sin claudicar, sin ceder espacio. Gamoneda tiene el suyo y desde hace más de cincuenta años -casi sesenta- no lo ha abandonado, y dudo que lo haga. Al igual que no creo que lo desbanquen.

ESTOY desnudo ante el agua inmóvil. He dejado mi ropa en el silencio de las últimas ramas.

Esto era el silencio:

llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.”

de Libro del Frío (1986-1992. Revisiones en 1998 y 2004)