Notas sobre ‘Mañana sin falta’, de Justo Vila (I)

[me acuerdo de un comentario velado que hizo una vez un vendedor de espárragos portugués a una ama de casa en la puerta del Simago, sobre una supuesta montaña de café que había en Campo Maior, únicamente visible en la ciudad desde Torre Simago o el Edificio Banesto y cómo nunca me atreví a desmentirle, tras comprobar la longitud de su trola desde el estudio de mi casa…]

Continuar leyendo “Notas sobre ‘Mañana sin falta’, de Justo Vila (I)”

La pasión del agua

cent016-mg-9887cop-orig

[aunque yo no lo sea, siempre he querido estar cerca de buenas personas… por si en mis células, al contacto con ellos salgo ganando algo. Al final lo único que sobrevive en mí es aquello que no he expulsado de mi vida, porque lo bueno siempre está en regresión: se queda en mi interior, sin hacer ruido, menguando, hasta convertirse en un trozo insignificante de mi personalidad. Al final acabarán marchando y amenazará la duda del sanvicenteño: no podré con su ausencia]

“¿Por qué esa pasión por el agua, esa necesidad de nublados, de viento y de chubascos Mi primer recuerdo con los aguaceros son los recreos salesianos, refugiado bajo los enormes arcos del patio porticado, mirando anonadado cómo caía el agua junto a los goterones y los chorros que escupía el tejado de la iglesia… y aquel volver a casa sin paraguas, pisando todos los charcos con mis botas katiuskas verdes y duchándome bajo los balcones, sobre la acera, o golpeando las acacias de la calle Colón para que soltasen de golpe el agua que retenían… Continuar leyendo “La pasión del agua”

‘Rozadura tropical’ (un poema de Leonor López de Carrión)

52590261_10218622587253634_2445620709817319424_o

[todavía queda algo de luz. He pensado en crecer, pero las lluvias no son suficientes para fortalecer mis raíces: es necesario el sustrato, el componente mágico que provoca que un simple poto crezca hacia la luz. En nuestra casa siempre habrá potos: se enredan, abrazan aquello que tenga de por medio. En nuestra casa estarán cerca de las estanterías, para que se enreden en sus columnas, en sus baldas; para que protejan del polvo a los libros. Esperarán pacientemente el riego cuando visitemos semanalmente la estantería y no se quejarán demasiado si no reciben la cantidad mínima de agua recomendada por la OMS. Tambien habrá tomateras y sus frutos rojos carnosos, dulzones, como sus mejillas recién salidas del agua clorada de la piscina. Una piel que busca abrigo, un abrazo. Otro abrazo en la casa. Ante las estanterías, influyéndose del mito de la Hiedra y el Roble. Así, la manera de vivir, de arraigar, de no crecer nunca…] Continuar leyendo “‘Rozadura tropical’ (un poema de Leonor López de Carrión)”

FaceApp

af99c8da-9555-4f6a-aaf1-3cd8e685e7cc.jpgEstoy convencido en que no propongo ningún bien a quien me lee. Le hago cómplice de una sarta impresiones que he mantenido como ficticias durante mucho tiempo. No sé vender una realidad, no sé escribir: de hecho, aprendí antes a leer que a escribir. Era lento, torpe, perezoso y con las capacidades psicomotrices de un gato hidráulico: mínimas. O limitadas. En los versos que escribo escondo mi incapacidad de expresarme en prosa más de una página y media. Cuando me dí cuenta de dicha tara me volqué en la poesía creyendo que así podría engañar a alguien. Resulta que la poesía, que tenía que ser una coartada para seguir escribiendo ha funcionado de tal manera que, después de dos libros publicados, un cuaderno de postales y otro libro en standby puedo considerarme un infeliz con suerte. Continuar leyendo “FaceApp”

Las pesadillas

Jarramplas

Quedarse ciego y no volver a verla. Un náufrago que no consigue aferrarse a los cabos sueltos del barco, ahogándose poco a poco. Caerse de un globo y no tocar nunca tierra. Perder los pantalones. Un cocodrilo asomándose por el lavabo. Odiar a los payasos cocineros que confunden cualquier salsa con la sangre de un cuello recién cortado. Una mampara separándome de todo. Una cápsula espacial averiada y yo menguando dentro de ella. Ser la sombra de lo que un día quise ser.

Foto: Jarramplas, en Piornal (Cáceres)

Calcificaciones

johnny

Un miércoles de obviedades: escribir del amor es como escribir del mar: está todo dicho. O como escribir de la luna: llevamos más de dos siglos diciendo lo mismo cambiando algunas palabras y añadiendo las estrellas a su significado. No sé escribir sobre el amor, pero Johnny Hallyday tampoco sabía; aunque bueno… Johnny no sabía lo que era el amor, simplemente quería a su manera. Pau Donés decía que no sabía estar enamorado en una canción, que de las cosas de querer nada sabía… y puede ser. Los pocos poemas Continuar leyendo “Calcificaciones”

(3) luminarias de Miguel Ángel Curiel

Curiel

[yo me cago en la mala uva del vacío y en la tristeza de los mediocres altaneros. Me río del lamento, también vacío, y desoigo las voces que piden de mí gestos de cara una diplomacia en la vida ajena. Puede ser egoísta la voz del bosque, pero la comparto…]

Espesura del bosque, arroyos desbordados, vivacidad de la propia vida, incluso la muerte ayuda al verde, a reverdecer, a llenarse de luz antes de que el viento haga que todo baile con todo. Ante esta sinfonía prodigiosa tu vida es un desierto.
*** Continuar leyendo “(3) luminarias de Miguel Ángel Curiel”