[25/XI] – En el Teatro del Barrio (Madrid)

46761011_10217102469051558_5459724381854892032_o

No me había pasado, pero el domingo por la tarde llegaron las náuseas. Nunca antes llegaron tan pronto, con sudores y nervios atenazados en la boca del vientre, mordiendo un no se qué en mis intestinos. La liberación fue espontánea y nada sucia, transcurrió ligera justo al salir al escenario por última vez antes de leer.

[Luz Pichel o “el amor es lindo, el amor es linde”. Sacó de los montes y las lluvias las lenguas que se dejan caer. Hizo una reivindicación tan real como necesaria con una poesía sincera, creciendo su lectura entre las grietas del verso. O Vanesa Pérez Sauquillo, que impregnó de brillo al dolor y al viaje, restauró las costuras de las vergüenzas y miserias de la tierra, por ejemplo] Sigue leyendo

Un recuerdo con versos de Cinatti

40735_1Es complicado que muchas personas en diferentes lugares se acuerden de una misma persona, pero por suerte hoy será así. Por suerte, como casi siempre. Hoy el café sabe más amargo aunque lo acompañe una clase de literatura o un verso de Rui Cinatti: “Va pasando, va rompiendo, va huyendo…”. Cinatti tiene la clave ante la jodida sombra de ausencias que empaña todo en lo que piense, en lo que diga hoy, domingo de rastro, otoño e invierno. Hará sol, pero estos días como hace diez años hace frío de un tiempo de perros, sin niebla.

Continúo con Rui. “Tu felicidad fue como una sonrisa abierta en una mañana soleada”, aunque yo no conocí su felicidad puedo imaginarme quién la proporcionaba: deseo no estar equivocado pero hoy hay un llanto de ausencias en silencio recordándote agudamente y con la parca profundidad de los lamentos de aquellos que te conocieron y los que no: afortunados los que vivieron tres meses o una vida y los que saben y sabrán de ti de alguna forma.

Cinatti también decía “vino el sueño a posar, en tus rodillas, // la sombra de tu duro destino, // de tu desnudez pesada y triste”. Qué rápido te tocó soñar, Ángel. Y ahora, con el plural de lustro andando seguimos desolados con tu ausencia.

Humildad

hmldad

Humildad (nom c.f)

1. En literatura, carencia agudizada con el innato repunte del ego. Déficit generalizado en un porcentaje de poetas, movimientos y quizá editores que creen ser más que una hoja de publicidad o un brindis al sol.

2. Veneno de los divos.

Sinónimos: cofosis, victimismo.

 

En el ciclo ‘El barrio es poesía’

TB

Este domingo 25 de noviembre en el Teatro del Barrio de Madrid (c/Zurita 30) se celebrará una nueva sesión del ciclo El barrio es poesía, “desde el que programarán a los creadores y las creadoras de la escena poética contemporánea que consideran imprescindibles”. según el colectivo Masquepalabras. En esta ocasión intervendrán Luz Pichel, Vanesa Pérez Sauquillo y el colectivo Infrageneración del 17. Dentro del colectivo, leerán Marina Casado, Violeta Font, Leonor López de Carrión, Andrés París, Julia Sánchez… y un servidor.

La entrada anticipada, comprándola aquí cuesta 10€. En taquilla subirá un poco más. No seáis alonsos…

Si no participara tampoco me lo perdería. Por si estáis indecisos: es la primera lectura que haremos Leonor  y yo juntos. Quizá haya alguna sorpresa preparada…

Carne de leviatán, de Chus Pato

51po+F8qRXLQue Chus Pato (Ourense 1955) ha sido uno de mis descubrimientos del año, es sorprendente. Y que haya conocido su poesía en la periferia es más sorprendente todavía. Poetas extraordinarias en lugares extraordinarios es una bella casualidad que ya me gustaría que se repitiera pronto…

Quizá sea Carne de leviatán (Amargord, 2016) un poemario que me ha descolocado especialmente. Acostumbrado a un uso coloquial y más llano de la palabra, sumergirse en la poesía de pato es revolcar los principios del lenguaje, acercarlo a aquella literatura atlántica desconocida, mostrada por editoriales que traen de américa nuevas ideas que rompen la idea preconcebida que tenemos de poesía. Chus Pato junto con Ángel Cerviño -curiosa e interesante dupla gallega- parece que escriben desde un exterior, fuera/ajenos  a cualquier tipo de dependencias (un logro)

Pato erige el poemario a partir no entiende de límites en el lenguaje y por eso la imaginación difumina cualquier barrera posible. Cualquier espacio es válido para hacer jaque a la sintaxis, al idioma: y dentro de tal agitación surge un espacio para la convergencia, donde la utopía y también los paisajes entran en juego. La ourensanacp estruja el léxico, estira hasta el extremo un mundo raído y cuestiona la palabra rebozándola de utopía en el abismo. Asumir la lectura es asumir que uno está pisando una frontera de tiza que puede ser borrada con la punta del pie sin demasiado esfuerzo. Salir con interrogaciones resueltas pero que surjan con nuevas puede -y debe- ser un propósito de la lectura. Para despejarlas no hay más que desoír el murmullo frondoso de los busques y luchar contra el imaginario colectivo para desarrollar cada idea, más allá de las convicciones propias.

No sé si la palabra nos llevará a cumplir muchos sueños, pero Chus Pato abre una puerta que no se puede cerrar sin dudar del camino que la palabra es capaz de vertebrar.

28277099_10215074482752046_9071077530894115064_n

Foto: con la autora en Centrifugados 2018.

Logro

repsol-tarragona--644x362

[Sebastião Salgado creó una maravilla con el nombre de La sal de la tierra. Antes, Pablo Guerrero cantó a sus poetas y región con Luz de tierra. Dos obras de arte hechas para pensar. Porque hablar de la tierra, de la sal o simplemente de la vida, cuando algunos no la saborean dignamente en el columpio o en el plato encima de la mesa… recordar y sentirse incómodo es un diagnóstico hacia la necesaria mejora]

Logro
adquiero toda edad retenida en la tierra arcillosa
mientras equilibro mi voz
sobre los dogmas de un cirujano indolente

en la continua guerra de la piel contra la piedra
allí, donde los escépticos mandan,
escondo el triunfo leve entre mis dedos.

[no sé si se aprende a ser buena persona. Tampoco sé bien qué es ser buena persona…]

Blanquear el ego

hqdefaultEl viernes por la tarde compré una Moleskine negra para ir apuntando cosas del año próximo. Utilizar una agenda es casi un propósito de año nuevo para mí: siempre empiezo a utilizarlas pero luego, como sucede con los hits post nochevieja como ir al gimnasio o no madrugar acaban en la basura. Debo decir que a pesar de no hacer demasiado deporte y madrugar más de lo que debería -y menos de lo recomendado por los expertos, si los hubiera- es que los propósitos es la homeopatía de la inseguridad: uno se escuda en ellos para superar sus ideas fallidas. Al igual que el agua con azúcar y unas gotitas de anís no funciona para curar el catarro, tampoco el imponerse una meta a la fuerza.

Porque a la fuerza se consiguen muy pocas cosas realmente productivas: hiperconectados en un mundo que no cesa ni para estornudar, es más fácil mover las piezas del ajedrez -o comértelas, directamente- para realizar una jugada sucia que no estudiar los movimientos del oponente en profundidad. Moverse sin criterio, a sabiendas que uno hace mal callándose uno se vuelve cómplice de un sistema. Es por eso que me sorprende que, tras la entrega/recogida del Ciudad de Melilla de Poesía hayan salido pocos poetas jóvenes a cuestionar la calidad de la obra ganadora y dude de por qué no se hizo público el jurado en el día del fallo: los que más han puesto la voz en alto han sido aquellos poetas más mayores y con algo de experiencia a sus espaldas y no los compañeros de generación de la ganadora. Llegados a este punto, barajo diversas hipótesis al respecto.

  • Hipótesis A: saben de la calidad del poemario y conocen a la autora, y callan porque piensan “hoy es ella pero mañana puedo ser yo” lo que me parecería triste y absurdo a la par.
  • Hipótesis B: desconocen la calidad del poemario pero sí de la autora y callan porque “no hablo de lo que no sé”. Igualmente, me parece desolador.
  • Hipótesis C: saben de la calidad del poemario y conocen a la autora y rajan de él porque ven otra operación de márketing más, vía premio literario…
  • Hipótesis D: desconocen la calidad del poemario y también a la autora. Tal desconocimiento alivia sus conciencias.

[Nota: el Ciudad de Melilla, sin tener en cuenta los grandes galardones a nivel nacional, es uno de los premios más golosos en cifras: 18.000 euros públicos destinados a la mejor obra presentada y publicación en Visor. Apreciación personal: a mayor dotación (pública), mayor sospecha de corrupción]simbolo_moleskine_principal.jpg

Si algo me ha quedado claro en el último medio año es que los poetas, por lo general, tienen (tenemos) un ego tan grande y orondo como una ensaimada mallorquina. A nadie le gusta que le pongan a parir aquello que ha creado con mimo, ni mucho menos que desplumen su trabajo sin razón aparente… pero la crítica asertiva es una práctica necesaria para afianzar o estudiar un progreso donde la responsabilidad no radica solamente en el poeta sino también en el lector y en el análisis que realiza mientras desarrolla su lectura a partir de las consecuencias que extrae de ella. Por eso mismo reseño algunas de mis lecturas (quizá la próxima sea Limbo y otros poemas, de Ada SalasCarne de leviatán, de Chus Pato) Reseñar es otra forma de trabajar el verso y que me enriquece mucho más que la escritura en sí. No obstante la lectura es el inicio del proceso de creación: sin el jugo de la influencia no puedo empezar a crear…

También me ha quedado claro que los buenos poetas suelen ser austeros con ellos y generosos con los otros, que hay una ley no escrita que deja claro que imitar no está permitido. Y también, que, para el año que viene más me vale utilizar la Moleskine ante la montaña de trabajo que viene encima…