Cinco

821531e7-7e6b-485d-a54a-4edcce682682

acumular edades es lo más parecido a acercarse al origen. Celebrar la existencia de manera fugaz, transitoria; una ofrenda de agradecimiento ligada a una historia de vida que cada año se hace más propia

la tierra del parque se renueva a voluntad de sus pies; pero el agua ocasional, es tan necesaria en las grietas como el viento  lo es para mover el molino. Qué sabremos nosotros de fuerza y necesidad, si tu mirada se expresa abrupta sobre el baile de unos labios sonriendo…

 

Lectura fácil

0ed326b1-ba1e-4e25-b3b9-d3718814b6b5

aprovechemos ahora, que vive libre de prejuicios; los venenos de la lírica todavía no tienen cabida en él -no sé si entrarán alguna vez- y sus manos se extienden a una mirada incisiva, como el colmillo del dinosaurio que sueña

por suerte para nosotros, en sus dedos la medida el tiempo es inocua.

Hoyos en la arena

13903173_10210443856351487_3308132823555315360_n

ahora la sal te queda lejos y la distancia ante la caída, crece: los hoyos en la arena no son más que previsibles obstáculos ante la edad que sabes esquivar cada vez más solo, con la compañía de quienes te dan el abrazo y el beso como primer y último acto del día

aprender a aprender es volver a tropezar de nuevo en aquellos obstáculos que iban apareciendo y sonreír consecutivamente mientras se sucede el ciclo del mar

sé que hay cosas que todavía no has olvidado y pese a todo, quiero que me las recuerdes para caer mejor, de pie, y así no perder el ritmo de tu edad: juego del tiempo que avanza más rápido que cualquier manera de llegar a ti.

Mi compañero

68adfeee-9808-4966-9426-6349dd0f615e

Como escribió Bayal en El cerco oblicuo (Calambur, 2005): “a su lado vivir es volver, el lema de Saulo Aguilor, anuncio irrevocable del retorno, me hiere en el alma como hierro ardiendo, adquiere el vigor intenso y apocalíptico del fuego (..) Cae sobre Madrid una lluvia lenta, monótona y cargada de tristeza. El laberinto es, en verdad, la patria de los indecisos.”

Aunque para ti todo tiene que ser amarillo. O yellow en su defecto.

Eres el mejor compañero de laberinto que he conocido hasta la fecha: pese a no verte, te deseo caminante conmigo entre los setos de cada día. Juntos abordaremos los misterios del paisanaje.

El progreso

Martín.jpg

A su manera elaboró un bestiario facilitado por el ambiente reinante en casa puesto que su fascinación por los animales ayudó a elaborar un bestiario de animales sin ánima. Todo el mundo sabe -más quien lo conozca- que aunque no sea consciente, en un escalón por encima de peluches y cuentos tiene a Nala. Y junto con ella, todo un ejército de argumentos para que esté allí. Él solo entiende de juegos y de cierto espíritu aventurero y rebelde: como cuando repite No tiu! o decide ir a buscar alguna paloma en la Rambla. Y no se enroca; camina empujado con la ilusión de los demás -como el chaval no tiene energía de por sí…- de aquellos que desde lejos te ofrecemos un empujón para ayudarte en tu camino.