[25/XI] – En el Teatro del Barrio (Madrid)

46761011_10217102469051558_5459724381854892032_o

No me había pasado, pero el domingo por la tarde llegaron las náuseas. Nunca antes llegaron tan pronto, con sudores y nervios atenazados en la boca del vientre, mordiendo un no se qué en mis intestinos. La liberación fue espontánea y nada sucia, transcurrió ligera justo al salir al escenario por última vez antes de leer.

[Luz Pichel o “el amor es lindo, el amor es linde”. Sacó de los montes y las lluvias las lenguas que se dejan caer. Hizo una reivindicación tan real como necesaria con una poesía sincera, creciendo su lectura entre las grietas del verso. O Vanesa Pérez Sauquillo, que impregnó de brillo al dolor y al viaje, restauró las costuras de las vergüenzas y miserias de la tierra, por ejemplo] Sigue leyendo

En el ciclo ‘El barrio es poesía’

TB

Este domingo 25 de noviembre en el Teatro del Barrio de Madrid (c/Zurita 30) se celebrará una nueva sesión del ciclo El barrio es poesía, “desde el que programarán a los creadores y las creadoras de la escena poética contemporánea que consideran imprescindibles”. según el colectivo Masquepalabras. En esta ocasión intervendrán Luz Pichel, Vanesa Pérez Sauquillo y el colectivo Infrageneración del 17. Dentro del colectivo, leerán Marina Casado, Violeta Font, Leonor López de Carrión, Andrés París, Julia Sánchez… y un servidor.

La entrada anticipada, comprándola aquí cuesta 10€. En taquilla subirá un poco más. No seáis alonsos…

Si no participara tampoco me lo perdería. Por si estáis indecisos: es la primera lectura que haremos Leonor  y yo juntos. Quizá haya alguna sorpresa preparada…

[20/X] – En ‘Aleatorio’ (Madrid)

8bb9f6cb-d139-4158-8294-594b8a454a04[tierra repudiada para muchos, local del encuentro para otros muchos. Lugar de las oportunidades y de la coexistencia que algunos no entienden. Llegué, leí, marché y no pasó nada: el mundo estaba todavía allí; no se acabó la poesía. Únicamente cerré la puerta con abrazos sin puñales por la espalda y buenos momentos…]

Niños

Lo hablé con Leonor días antes de llegar a Madrid: no veía claro hacer la lectura. No sé por qué, tampoco en el curro fue una semana muy dura. Este año estoy con zagales más pequeños, de primero de primaria. Son una fuente de energía, un chute de optimismo; creía que el cambio iba a hacerse más duro, que costaría más hacerse con ellos… pero no. Ese grupo de cincuenta y pico criaturas están dándome unos momentos inolvidables que, poco a poco obtienen forma en la libreta que el curso pasado Miriam y cía me regalaron por mi aniversario. Algún poema de los que leí, algún aforismo es cosecha de mis vivencias con ellos.

Sigue leyendo