Ambiciones veraniegas

maxresdefault (1)

No pido mucho, pero sueño demasiado: despierto, claro, porque siempre interrumpo el dormir con alguna incursión nocturna; visitas acuáticas. A tres meses vista, hago planes poco complicados, de algunas horas: pasar en ferry el Tajo, la visita anual al museo de la Carris, alguna excursión hacia Setúbal o visitar algún palacio cerca de Lisboa. Son caprichos próximos y no muy ambiciosos, lo reconozco. Humildemente -y por tanto, todo lo que diga a continuación, de humilde tendrá poco- me conformaría con abrir un botella de vino blanco (sí, de vinho verde, no os pongáis exquisitos ahora) con un poco de queso, algunas sardinas, siempre que Leonor me permita asarlas de una maldita vez en la cocina, y algunas olivas negras. No descartaría sumar al bodegón unos boquerones y banderillas… o unos torreznos -pocos-, de la previsible visita soriana a inicios de agosto…

¿La banda sonora? Antena 1 Fado  o los cánticos de la Peña Sportinguista de Alcântara, que tiene su sede enfrente de casa. Incluso, en el mismo día, podríamos elegir qué pasión escuchar.

Elegir, porque Leonor es del Benfica. Lo suyo también es pasión.

Obrigado, Celeste

57882547_10218296787947662_7355752254613225472_n

No puede ser casualidad: un vehículo blindado pintado con manos rojas al estilo de los claveles y demás símbolos alegóricos a la Revolución, descansa frente a una comisaría de la GNR y a pocos metros de la Rua José Días Coelho: en la calle donde se produjo el asesinato, hay una placa donde se conoce como asesinos a la PIDE. Una placa colocada por la Câmara Municipal de Lisboa y que anualmente es recordada por habitantes de la freguesía de Alcântara.

En verano, cuando la brisa atlántica que entra por el ventanal todavía refresca, salgo a pasear con Baltazar. La Rua Días Coelho es única calle que permanece inalterable en nuestras caminatas matutinas por el barrio; como si así, además de despertarnos y estirar nuestras piernas -patas, en su caso- rindiéramos un silencioso homenaje a Celeste, José y demás militantes de izquierda que residieron, y algunos todavía residen, en el barrio.

Los claveles son la mejor flor para cerrar cualquier tipo de boca.

El camaleón de Zurich

hqdefault

[el día de la fiebre, del sudor. Del viaje inaguantable y asfixiantemente largo. El día de la soledad, de los ojos llorosos: el día de la fiebre y el recuerdo entre mucosas. El día, tan corto y frágil a la vez]

V
no estoy del todo seguro
pero probablemente ocultó algo de nieve
entre sus arrugas -cosas de la edad

había un rastro de luz en su lengua,
tejía la duda
consolidándola en su hilar de manos.

ahora a nadie le interesa lo sucedido,
nadie entiende de catástrofes pasadas,
las preguntas son envasadas al vacío:
reflexionar es un privilegio al alcance de los señalados

unas manos nudosas desposan aquel anillo
que guardaba un mar de historias

nadie sabe cómo tapar la ausencia sin alas.

(Bruno Ganz)

Tratado sobre el orden insuficiente

32235734_10215710733257911_9183088683887099904_o

[un puente siempre es necesario: para lo bueno y para lo malo. Para abrir una botella de vino y beberlo a sorbos antes de cenar, mientras contamos las luces que van y vienen de cada orilla del río. Las luces, el vino, las olivas; un paréntesis antes de la despedida…]

II
en todo hay una explicación

abrirte la boca
como unas yemas escinden
la fruta carnosa de temporada

nunca entenderé
por qué caerse una parte del juego

hay veces donde tener todo es insuficiente,
incluso el orden que hay cuando marchas.

(Ponte 25 de Abril)

Mi telenovela favorita

230x138xAlvalade-Sporting-Naveira-3.jpg.pagespeed.ic.9ceXJ2ypvM.jpg

Tengo la  costumbre de irme a dormir y despertarme con la radio puesta. Mentira: es la RTP3. Los lunes por la noche, el programa de economía. Los martes O outro lado y los miércoles Grande Entrevista. Los jueves llega Grande Area: el verdadero programa de fútbol. Porque fútbol hay a todas horas en ese canal. En todos los programas se cuela. Y si hay algo que mueve a Portugal es el fútbol. O mejor dicho, el Porto, el Benfica y, sobre todo, mi Sporting de Lisboa.

El pupas de Portugal. El equipo de los ricos, de los que mandan en el país. Sigo al Sporting, cual telenovela, porque mi familia política lo tiene como un miembro más de la familia: fue un impuesto revolucionario que acepté cuando crucé por última vez la frontera del rio Caia. Continuar leyendo “Mi telenovela favorita”

El día de la niebla

8213439007_9894111dc8_b

Aprovechamos el día en Belém. Primero, en el Museo Coleção Berardo (imágenes al final de la entrada) y su consomé de exposiciones: la permanente… y luego pinceladas de sensualidad y arte asiático. Luego, comida rápida -que no fast food-, directos a la Torre de Belém y Descubridores. Y allí la niebla, el frío… todo un fado.

Taxi hasta Marqués de Pombal, y de allí Avenida da Liberdade hacia Restauradores. Y sobre la calzada el monumento a los caídos en la I Guerra Mundial y los kioscos: esos kioscos con carácter parisino, de bulevar burlado por diez carriles que unen una punta y otra del paseo, donde en sus recodos descansan antiguos cines que ahora han sido engullidos por el lujo: el progreso no perdona…

A la izquierda de Restauradores, el Rossío y alguna tienda de conservas para turista. Me encanta el diseño de las latas de conserva, diría que incluso tienen algo de magia en sus diseños… pero aborrezco las ideas plenamente mercantilistas. El 65% de Lisboa se ha convertido en un centro de ocio para el guiri; en una Barcelona del Atlántico donde comer, reír y gritar sale insultantemente barato y donde la gentrificación avanza como una metástasis. Si no se pone freno, el Bairro Alto será un sucedáneo de la Barceloneta al igual que Cais do Sodré parecerá una Rambla del Poblenou en miniatura y con el asfalto pegajoso y rosa.

Caminamos hacia la Praça da Figueira. Nos situamos en la dársena de los tranvías, cerca de la Confeitaria Nacional. Todavía sobrevive algún colmado y una tienda de cacharros eléctricos. Según comentó su cuñada en tiempos. Gaspar compraba allí pilas y baterías para electrodomésticos y cachivaches pequeños de casa. Esperamos el tranvía para Alcântara: uno viejo, con un armadura de madera de los años treinta, directos a casa asimilando de cerca el Braço de Prata -¿se llama así porque estaban algunas factorías, porque cuando hace sol, la luz reflejada en el río adquiere una luz plateada?- y con el calor de las castañas calientes en las manos llegamos a casa.

Continúo con frío en los huesos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

5E – Perspectivas lisboetas

32533589_10215727562958643_8728085582330200064_n

1. Cuando uno sale de Lisboa o la observa desde cierta perspectiva cree que un antiguo Dios Creador borracho decidió tirar casas, colinas y empedrados por doquier, sin reparar en el absurdo o en el caos de carreteras que a diario se embozan de mañana y de noche, curvas peraltadas o monumentos/infraestructuras que aguantan porque tienen que aguantar sin más motivación que no crear un pitote tan grave como fueron los tsunamis, terremotos e incendios padecidos por Olissipo a lo largo de su historia. Lisboa aguanta porque entre tanta chancleta roñosa, pánfilo de turno y abrazafarolas de despedida de soltera hay un reducto que quiere sus secretos decadentes y blancos, puros. Sin ser revelados salvo por la sorpresa de aquel que tropieza con una joya sin querer y encima se disculpa. Continuar leyendo “5E – Perspectivas lisboetas”