Independencia viciada

Escoleta-Happy-Kids-Palma-AULA-2-3-37gkag6csd1ar2akfaz30q

Los lunes y miércoles tengo sesión con peques. A mitad de la misma, pasadas las seis menos cuarto en la España Continental -perdón, tic lusófono- siempre pongo algo de música. A veces sonido de mar, de las olas. Otras veces rock: Aerosmith, Rolling Stones… pero ayer me atreví a poner fado. A poner una pieza de Ana Moura. Si bien es cierto que la canción era animada no imaginé que ellos pudiera reaccionar de la manera que lo hicieron: dando palmas, bailando. Ni en el mejor de los supuestos había pensado que actuarían de tal manera, por suerte. Continuar leyendo “Independencia viciada”

Cierra Universitas

Ayer recibí el aviso vía correo electrónico. Universitas cierra. Mutará durante los próximos días, de cara a la campaña navideña (los patrones no son tontos). Universitas no desaparece aunque puede parecer eso, simplemente el capitalismo –¡imbécil!, como diría Clinton con medio habano colgando de su labio- ha engullido sus estanterías, sus libros, las marquesinas e incluso la cafetera espresso que uno podía hacer servir.

Allí empecé a comprar libros de poesía en las horas muertas del bachillerato nocturno; de allí son algunos clásicos de poesía extremeña que me regaló mamá antes de marchar. Allí compré el primer número de Suroeste y recogía los cuadernillos de las aulas de poesía. Y si bien es cierto que últimamente metieron a gente rara a presentar sus libros y devolvían con mano rápida libros a sus distribuidores y editores, nos une a todos lo mismo: hay una librería que cierra y muchos echaran de menos invertir allí.

Camino de incertidumbres

como-empezar-a-escribir-una-novela-1024x611

[la riqueza de las alternativas está en encontrar aquello que descoloca y de alguna manera te hace crecer, tambaleando los cimientos de barro de la creación…]

Le doy demasiadas vueltas a lo mismo desde que escuché a Cerviño hace unas semanas en Madrid. Curiosamente, desde hace meses me he dado cuenta que mi propuesta sigue o es paralela si acaso hacia una depuración donde cae por su propio peso -gracias, también a las tijeras del creador-. Desde el inicio he discutido cualquier longitud, no he creído en híbridos: lo escrito tenía está predestinado a ser lo que tiene que ser. En la transformación del canal hay una variación hacia un nuevo significado, un cambio hacia una incertidumbre que depende de los ojos que lo leen y la boca que habla en alto.

Dos poemes d’Òscar Palazón

Òscar-Palazón-715x475
(Foto: Ricard Lahoz)

[quedaba el aviso, el amanhãneutro del poema. No sé qué me espera, pero sea lo que sea me estará esperando…]

Que la creació comporta grans dosis de destrucció hauria de ser un axioma. Tanmateix, molts s’entesten a continuar vivint sota sostres apuntalats. «Soy grito y soy cristal», diu la lletra de la cançó. Doncs ves per on a mi m’agradaria ser fusta. Llàstima que la fontosíntesi m’espanti una mica.

Que córrer és la conseqüència lògica de caminar hauria de ser un axioma. Tanmateix, molts s’entesten a continuar vivint sota rostres apuntalats. «Soy grito y soy cristal», diu la lletra de la cançó. Doncs ves per on a mi m’agradaria ser còdol. Llàstima que l’erosió m’espanti una mica.

[poemes extrets de Diari de laboratori (Viena edicions, 2019), llibre de l’escriptor Òscar Palazón (1969 – act.)]

Huir en Librújula

images (1)Todo clarea: el martes por la mañana me avisaban de una breve reseña/elogio/nota sobre Huir en la revista Librújula, en tinta y mano del crítico y poeta Enrique Villagrasa. Me hace especial ilusión aparecer a la vez que Luisa Miñana -compañera de editorial-  en la revista: por si no lo sabéis, Luisa es una de las grandes. Y la errata en el apellido ya no es molestia, sino resiliencia…

[clic aquí para leer el artículo completo: Poesía para este singular otoño. A continuación, un extracto]

“La poesía le sirve a uno para conocerse mejor, si acaso lo quiere; a conocer, ni mejor ni peor, la vida y el mundo; es posible que sirva para mejorar de alguna manera y para dejar en la papelera más próxima los tópicos, los cuentos y las paparruchas. Y si publica bien, de lo contrario, toca esperar mejor ocasión. Y de esto va este poemario de Xavier Rossell (Badajoz, 1990), Huir (Lastura), en el que también profundiza en aquello que ya decía Horacio: “No porque el hombre salga de su casa sale de sí mismo”. Hay que señalar que conoce el oficio de poeta y sabe de la poesía de ayer y hoy, también de la portuguesa. Un joven poeta al que hay que seguir, que cree en la esencia lírica y está comprometido con su tiempo. Un joven lector y conocedor de la poesía del gran poeta que fue Ángel Campos Pámpano (San Vicente de Alcántara – Badajoz, 1957-2008). “Sombra que cae,/ refugio del silencio/ entre los puentes// abrigando a tu nombre/ otra ciudad vacía”Rossell dixit”

Dos aportes sobre memoria histórica

 

Sin título.jpg

A nadie se le escapa que los lunes los engranajes van algo más secos y quien diga lo contrario se arriesga a caer en la mentira: la excesiva relajación innata en el fin de semana repercute en que muchas veces el primer café del día no sea suficiente para encender la maquinaria. Los lunes no siempre traen buenas noticias -empezamos bien la semana, dirían unos; nada cambia, los otros-. Al llegar de trabajar (subo las persianas, recojo las toallas, pienso en la cena) el pasado lunes, Amalia me llama por teléfono. Amalia, ya lo sabéis, es mi inicio. Y recordemos, es inicio de semana, por tanto el porcentaje de noticias buenas es proporcional al transcurso de la misma: sus libros de juventud -muchos de la Editora Regional de Extremadura, años ochenta- y clandestinidad han sido destruidos por la humedad, los bichos. Durante años han roído las páginas de los libros cuando estaban en el desván, cultivando su odio al tiempo en mordidas y cachitos… provocando una respuesta de serrín a una cierta ilusión de la memoria. Amalia, por tanto está destrozada porque una parte de su memoria ha quedado desplazada y sin remedio. Continuar leyendo “Dos aportes sobre memoria histórica”

Otra Tardor Literària (2)

_eg6g3hcx4aaklms_c1b7a1efOctubre caliente dos mil diecinueve. La capital de la (casi) cuarta provincia de Catalunya hace pública su programación literaria de octubre con (casi) los mismos nombres de siempre. Me gusta que aparezcan Olga Xirinacs -que ha estado muy pachuchita y presentará un nuevo libro-, Magí Sunyer, Ferran Gerhard y algún superventas -tiene que haber de todo-. Pero si quitamos tres o cuatro actos… ya está. No concibo que una capital tenga una programación tan floja, no digo ya mediocre. He visto programaciones de pueblos de los Valles Mineros con menos presupuesto y más sensibilidad y ambición que aquí. He visto cómo pueblos deshabitados montan verdaderos quilombos con unos limitadísimos recursos (con distancias: Brieva, Olot, Baleares). Aquí toca la nada.

Parece mentira que Tarragona esté a poco más de ochenta kilómetros de Barcelona; la incapacidad de sumergir la cabeza, investigar y arriesgar en un mundo editorial que refrescaría un espacio cultural viciado desde hace tiempo es manifiesta, casi nula. La ciudad merece un cambio, un repaso de arriba a abajo en todos las áreas y aquí no hay excepción. Queda por ver si hay suficiente autocrítica y madurez para afrontar a corto plazos unos cambios necesarios en una ciudad que intenta escapar, desde hace años, del sanbenito más que merecido de Capital de l’Avorriment.