Calcificaciones

johnny

Un miércoles de obviedades: escribir del amor es como escribir del mar: está todo dicho. O como escribir de la luna: llevamos más de dos siglos diciendo lo mismo cambiando algunas palabras y añadiendo las estrellas a su significado. No sé escribir sobre el amor, pero Johnny Hallyday tampoco sabía; aunque bueno… Johnny no sabía lo que era el amor, simplemente quería a su manera. Pau Donés decía que no sabía estar enamorado en una canción, que de las cosas de querer nada sabía… y puede ser. Los pocos poemas de amor que escribo están reservados para grandes ocasiones y humildemente -es decir, la humildad me la paso por el forro- están creados sin grandes ostentaciones, porque aunque a algunos les parezca mentira, aquello que realmente ama uno es la compañía: que le miren, le observen y sea un motivo para sonreír. Observar a la persona que uno ama, que quiere, es un acto de intimidad -de responsabilidad sentimental- tan severo que me incomoda profundamente escribir sobre ello. Si uno ama supongo siente una incapacidad permanente para describirlo con palabras. Y una limitación para demostrar qué siente, derivada de la limitación de espacios singulares para escribir sobre el amor que hay en el léxico.

Tengo los huesos acumulando calcificaciones y el dolor del vacío negro incrustado en las arterias. Materia de malvivir. Echo de menos su gesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s