Persianas oxidadas y cucarachas

56602049-c9b1-41e1-8253-d71b2534a5cd

Rambla Nova. Todavía no cae el calor a plomo, son las once y la brisa no aguantará la que viene encima. Plaça Corsini, Mercat; quiebro una calle y paso por delante de la Cooperativa Obrera. Veo un grafitti, una pintada… yo qué sé. Hago la foto (clic, clic) y pasando cerca de Gasòmetre quiebro hacia el final del carrer Unió; allí donde se confunde con la Plaça de la Mitja Lluna y el carrer Apodaca (allí vivió Ferran Fernández y ya, porque vivió allí, nos encanta a unos cuantos esa calle). Antiguamente, la gran avenida que nacía en un lateral de la Rambla y que desembocaba en la Plaça dels Carros, a besar de las vías y su paso al nivel, era una arteria de la ciudad: hoy es un cementerio de persianas oxidadas. La patria de las cucarachas, también.

Último quiebro hacia la izquierda, la RENFE. Cuando era un niño soñaba con coger el tren en la Imperial, en una estación suburbana. Pero nada ha cambiado. Veinte años después, seguimos de cara al mar y de espalda a la ciudad; y la única sospecha es que la metástasis de Apodaca puede expandirse más todavía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s