‘Obsolescencia programada’, de Víctor Peña Dacosta

descargaHace un par de meses me llegó Obsolescencia programada en modo borrador. Víctor, cercano a la par de colchonero, comentaba que Obsolescencia programada (RIL, 2019) debía suponer un paso adelante, un libro necesario para cerrar etapas. Desde hace un par de semanas estoy con el borrador que me leyó, a tientas, tomando alguna nota. Sacando conclusiones entre Proyectos Educativos Individualizados y ratos de comedor escolar. Junio.

Víctor Peña Dacosta (Plasencia, 1987) puede ser fanfarrón, atento, cariñoso, descuidado… pero también es muy buen poeta. En Diario de un puretas recién casado (Liliputienses, 2016) teníamos una versión gamberra de su poesía, una propuesta cercana pero nada simple: los juegos de doble sentido siguen, se acentúan, pero está claro que hay un paso adelante. Víctor Peña Dacosta no es una promesa, no es un benjamín de la poesía extremeña: es ya un autor de una propuesta tan descarada como crítico-constructiva; tan sincera como punzante. Y dentro de los guiños tecnológicos, sociales y éticos encontramos la militancia política. ¿De qué signo? adivinen.61103226_10216826601730533_6354774559656247296_n

Me arriesgo: hay un libro que tiene que ser leído a la par que el poemario de Víctor: La España vacía (Taurus, 2019), de Sergio del Molino. Del Molino juega con la cartografía, haciendo una radiografía grotesca de lo que se ha convertido el estado español en el interior: en un esqueleto de huesos de hormigón y piedra que conviven con la arena y unos campos con la única compañía del grillo al atardecer. Los versos de la obsolescencia de Víctor repueblan sentimientos, realidades y pocas ficciones de un país que tiene el sistema circulatorio defectuosa: capaz de exportar de cualquier manera, pero incapaz de importar o retener su población por su déficit de proximidad.

Me arriesgo por segunda vez: la clave de todo el desaguisado social y estatal está en que gran parte de los habitantes del país pululan vacíos, buscando la protección digital y grupal porque no argumentan una respuesta individual: la unidad ha quedado desplazada e incluso, mal vista. Obsoleta. El libro de Víctor nos unirá alrededor de una pregunta: ¿merece la pena?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s