Encallado

45367113_10217032525621894_1753429783095541760_o

No es así siempre, de verdad lo sabéis; pero a veces me doy cuenta de mis errores, cuando estoy equivocado. Muchas veces sucede esa revelación interna cuando llevo un tiempo indeterminado haciendo el ridículo. Quizá el momento es ahora. Suele aparecer la sensación por las noches, después de cenar: cuando escribo. Hace tiempo que no escribo un poema nuevo, pero sí lucho con otros que ya están en la rampa de salida: por un lado todos ellos darían para conformar un libro nuevo. Por otro lado, veo los errores del Elefante ocho meses después de su nacimiento -y no todos míos- y el pudor y la sensación reacia a probar de nuevo, ahora o más adelante, a conjuntar un libro aumenta. Un libro es una responsabilidad donde la generosidad tiene gran importancia. También necesita de coherencia: cualquiera que lea un libro espera algo y hay que colmar unas expectativas que deben de ser evaluadas a partir de la auto exigencia: un libro es un resultado de un trabajo (que uno puede desarrollar con más o menos gusto, pero es una acción que requiere cierto esfuerzo), algo bastante serio para pasarse por el forro las etapas y procesos que requiere la creación.

Uno puede tener talento o ser trabajador: tener las dos cosas es un gran qué, pero no todo el mundo tiene la capacidad para enhebrar versos, estrofas de una manera más o menos fluida. Considero que los buenos poetas consiguen un equilibrio de ambas cosas en su obra, si bien también hay muchos poetas que con retocar, remozar y afilar sus composiciones consiguen también una obra estable. Existe una tercera vía, la del victimismo y el pechugueo (debería desarrollar el concepto en una entrada del diccionario) que hacen de la amistad y del dolor propio una obra, difuminándose por completo la potencia que debe emerger de los poemas. Un poema que transmite un sentimiento visceral como bandera de una poesía mediocre no me interesa. Reflexiono: escribir desde dentro exige un esfuerzo más completo y una capacidad de conocimiento de uno mismo fuera de lo normal. Poner nombre y adjetivo al dolor es complicado, puesto que el lector difícilmente acertará a sentir el dolor físico. La identificación con un libro o poema siempre recaerá a partir de la empatía pero nunca del hacerse uno un poema.

El pechugueo es un peligro público para los lectores, aunque se entienda en casos como bien necesario. Autopublicados, intensitos y best-sellers no me parecen de fiar: los libros que he leído me ofrecen una carencia de compromiso común hacia el lector, casi con un  contenido un tanto oportunista. En el ámbito independiente y oficial, en ambos casos casi diría que funciona como una cadena de favores más allá de los méritos y la calidad, que suele ser muy pobre.

Sé que no tengo talento, pero sí cierta capacidad de trabajo: mi compromiso está fuera de toda duda. No me gusta casarme con nadie: no me ha provocado disgustos pero sí algún que otro anónimo y alguna rajada de algún cateto (y también alguna cateta, que haberlas haylas) que pone como referentes a intensitos y mediocres. Trabajo pues y aunque lleve tiempo sin escribir un poema, tengo suficiente material para ser feliz: me preocuparé cuando en la bandeja corredera donde guardo los poemas se quede vacía: entonces tendré un problema. Me preocuparé cuando acabe de perfilar Postales desde Alcântara de forma definitiva: entonces tendré un problema. Mientras tanto rechazo dolores y sentimientos encarnados, me los guardo para mí y para entregar a quién merece, escribir es algo muy serio y no soy de los que se lo toma todo lo relacionado a cachondeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s