El día de la niebla

8213439007_9894111dc8_b

Aprovechamos el día en Belém. Primero, en el Museo Coleção Berardo (imágenes al final de la entrada) y su consomé de exposiciones: la permanente… y luego pinceladas de sensualidad y arte asiático. Luego, comida rápida -que no fast food-, directos a la Torre de Belém y Descubridores. Y allí la niebla, el frío… todo un fado.

Taxi hasta Marqués de Pombal, y de allí Avenida da Liberdade hacia Restauradores. Y sobre la calzada el monumento a los caídos en la I Guerra Mundial y los kioscos: esos kioscos con carácter parisino, de bulevar burlado por diez carriles que unen una punta y otra del paseo, donde en sus recodos descansan antiguos cines que ahora han sido engullidos por el lujo: el progreso no perdona…

A la izquierda de Restauradores, el Rossío y alguna tienda de conservas para turista. Me encanta el diseño de las latas de conserva, diría que incluso tienen algo de magia en sus diseños… pero aborrezco las ideas plenamente mercantilistas. El 65% de Lisboa se ha convertido en un centro de ocio para el guiri; en una Barcelona del Atlántico donde comer, reír y gritar sale insultantemente barato y donde la gentrificación avanza como una metástasis. Si no se pone freno, el Bairro Alto será un sucedáneo de la Barceloneta al igual que Cais do Sodré parecerá una Rambla del Poblenou en miniatura y con el asfalto pegajoso y rosa.

Caminamos hacia la Praça da Figueira. Nos situamos en la dársena de los tranvías, cerca de la Confeitaria Nacional. Todavía sobrevive algún colmado y una tienda de cacharros eléctricos. Según comentó su cuñada en tiempos. Gaspar compraba allí pilas y baterías para electrodomésticos y cachivaches pequeños de casa. Esperamos el tranvía para Alcântara: uno viejo, con un armadura de madera de los años treinta, directos a casa asimilando de cerca el Braço de Prata -¿se llama así porque estaban algunas factorías, porque cuando hace sol, la luz reflejada en el río adquiere una luz plateada?- y con el calor de las castañas calientes en las manos llegamos a casa.

Continúo con frío en los huesos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s