Los nombres del bosque

 

 

[“El trazo de los troncos / habla de la sed del árbol”]

No asocio directamente Madrid y los bosques: pongo condicionantes medioambientales, dudas aliñadas por la distancia y despejadas posteriormente con cariño. En Madrid arriesguémonos a decir que tanto Esther Muntañola como Julia Laberinto (mi Julia Sánchez) son el nombre de las costuras de arcilla que flanquean los bosques: brotan de las raíces y se hacen fuertes en sus ramas, generosas en los frutos tiernos que ofrecen.

Esther ofreció el jueves Árbol (Tigres de papel, 2018), un libro tan delicado como el final de una rama pero fuerte como la piel del roble, perfumado como el tilo. Cuando acabe el consomé de lecturas y entradas que se avecina le hincaré el diente.

Julia regaló el sábado una introducción maravillosa. Me dejó noqueado. Por sus palabras, por tener más de sesenta ojos mirándome temblaba y dudaba. Y no sé si merecía tanta generosidad. Ella merece más protagonismo y lo tendrá.

Fotos: en la de la izquierda, con Ángel Manuel Gómez Espada, Esther Muntañola y Julia Laberinto al finalizar la lectura.
                                                      [curioso llamar al primo, por ese nombre cuando él llama niña a la flor del almendro]

En la segunda, la de la derecha, Julia Laberinto, en su intervención previa. Las fotos son de Esther Muntañola y Sonia Marques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s