Es posible enamorarse del caos

alf

Serie: 3 de 23
Destinataria: Itziar Mínguez Arnáiz
Remite: Judith Rico

Deja que te explique: hay una gran diferencia entre Lisboa y cualquier otra ciudad que puedas imaginarte: no son ni tan siquiera parecidas. En cualquier ciudad que no sea Lisboa la calzada y los adoquines son usados diariamente por los coches, están bien cuidados e incluso puede dar gusto conducir por sus calles. Pero en Lisboa… lo mejor que se me ocurre para describir sus calles es que en su día hizo no sé quién -ni quiero saberlo- un laberinto de caminos de tierra, chepas de arena y un río abriéndose camino a lo bruto por un costado, sobrevolaron la ciudad con una avioneta y lanzaron a lo bruto piedrecitas y adoquines desde las alturas. Es una ciudad con una organización tan ridícula que uno tarda en quererla toda la vida o bien se enamora de ella al instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s