No era suficiente

mjr

A lo largo de la calle te persiguen los faroles. Voy hacia el lavabo, enciendo las luces del pasillo; en la pila me froto con agua helada las arrugas que surcan mi cara. Me tapo las vergüenzas, voy desnudo, con una toalla a modo de faldilla escocesa mientras completo la simbiosis de las Highlands en el apartamento preparándome un doce años con limón ya en la cocina. En la habitación me siento en un taburete apoyado en un resquicio, mirando hacia el horizonte indirectamente: Rodin tendría un buen modelo para crear su pensador de nuevo. Atraviesas una ciudad que no te espera mientras voy recogiendo cadáveres de látex amarillento que impidieron la unión perfecta, la única unión posible en una noche para los dos. Y aunque la lluvia no fue suficiente y el vino se quedó corto, la única constancia de nuestro amor son esos cadáveres que ahora anudo y que en su interior recluyeron una esperanza de vida. Cierro los ojos cuando atrapo las formas escurridizas y los voy añadiendo uno a uno a la bolsa de basura, mientras tú marchas a la estación presurosa. Antes de dormirme de nuevo decido recordarte reciente ahora que puedo mientras el frío nos transporta a destinos antagónicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s