Mucho más que ‘dibujos’ del Gringo Lucho

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Uno no conoce del todo al Gringo Lucho (o al abuelo Canillas Blancas: Luis Felipe Comendador) si no se adentra descaradamente en algunos de sus universos paralelos: la pintura y el humanismo pequeñito. Hoy dejo una breve muestra de sus dibujos -siempre que hemos coincidido me he llevado de vuelta uno para casa- quizá no tan conocidos como sus poemas. A primera vista quizá observéis un teórico desorden, una sensación de no entender nada de lo que hay. Me arriesgo a decir que cada vez que los observo encuentro en ellos un estado de ánimo y una crítica ácida, cargada de una montaña de puñetas que hundirían a cualquier resiliente, pero nunca al abuelo Canillas Blancas.

A veces le leo (leemos)  tristón, como si le pesara el corazón de algún que otro lamento y que debería fumar un poquito menos, pero también es igual de cierto que Mario ilumina esos ojos cristalinos que acaban bañando la imprenta de ternura. La ternura y un acentuado sentido de la responsabilidad moral que hace que muchos le veamos con orgullo -y cuando hacemos introspección nos volvemos pequeñitos a su lado- Él no es poesía, solidaridad y activismo sin concretar: si le habéis mirado alguna vez a esos ojos sabéis que si faltara alguno de esos componentes no estaríamos hablando de Luis Felipe.

Disfrutemos de Pipe. No sabéis el tesoro que tenemos, que va consumiéndose a diario como aquella amapola resistente a las tormentas de verano. Seguirá pero su color irá menguando; porque el amor no es un recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s