Los niños y la Marmolada

30729320_10215544495422069_3239782934764322816_n.jpg

Empieza Il Giro en el patio de colegio. Se viene un mes y medio intenso en el asfalto y el sterrato -bien, en el cemento y en la gravilla. Cosas del presupuesto-. Ya hay niños que sueñan con la Marmolada o el Pordoi sin saberlo, que buscan pillar una fuga aplicando el bonus de los dos tiros seguidos de inicio y jugársela al más ágil al llegar a meta, buscando así conquistar alguna clasificación secundaria: benditos gomets que permiten crear metas volantes, premios de la montaña, sprints intermedios e incluso zonas de avituallamiento.

Y aquí uno que siempre ha sido de clásicas, que incluso me he tragado la Milán-San Remo pese a ser casi una línea recta con tres baches pronunciados (gracias por ganar, Vincenzo) o una Tro-Bro-Leonm aunque pareciera más sobrevivir entre trincheras, no le queda más remedio que sucumbir ante el romanticismo de los Dolomitas; cosas de detestar los controles de velocidad franceses y las giras por los muros de España. Disculpen, pues.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s