Un Van Avermaet de la vida

GvA

Si no tengo aliados, haré yo la escabechina porque uno poco puede esperar de unos tiramillas que en el cuarto sector se descuelgan. Muchas veces llego al final seco sin bidones; sin un mísero trocito de plátano que engullir. Por eso hago del desamparo mi mejor arma y de mi resistencia una carta de presentación. Siempre fuí segundo hasta que aprendí a desmenuzar cual lomo seco de bacalao a los rivales: primero aguanto lo que me echen; dejo que se confíen poniéndome a cola del grupo. Dependiendo de los ánimos ataco o guardo el cuchillo: como si lanzara una moneda al aire, sé la suerte en los últimos metros no me resultará esquiva… aunque ahora no me conformo con un mísero trozo del pastel. Ahora lo quiero entero, todo para mí. Total, no tengo equipo con quién compartirlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s