Pepe Carvalho

carvalho-104004_561x316

Tan barcelonés como de izquierdas, tan viajero como curioso, Manuel Vázquez Montalbán dejó en de forma prematura un legado sobre la Barcelona Olímpica y sus previas y continuaciones que muchos no vivimos gracias a un embajador inefable como Pepe Carvalho, donde los placeres más primarios viajan a velocidad crucero rumbo a la sotisficación del encaje: viajar, el buen comer y beber, las mujeres -y hombres-. Carvalho y Vázquez Montalbán son un grito melancólico de aquella Barcelona atrapada en sí misma y en su belleza particular más bonita halla en su supervivencia su principal razón de ser en contra del avance de un capitalismo húmedo por toda el área metropolitana. Carvalho habla de la ciudad escondida; un reducto de aldea gala llena de vicios y sombras inexistentes a primera vista pero provoca que cada vez que estoy en la ciudad la entienda con otros ojos y juegue mentalmente con alguna trama. ¿Saborear Barcelona? eso es harina de otro costal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s