El pasillo

lr

[soy el niño que corría de noche por el pasillo hacia la habitación, el niño que bebe un vaso de agua antes de dormirse y también el niño que ha visto la sombra de Melchor en la puerta de su habitación una Noche de Reyes.]

El pasillo
presumo de impurezas
porque la edad no tiene efectos balsámicos

mis dedos cegados reponen aquel vacío
tan frágil como absurdo de mantener

en los pasillos me observa
una antología del miedo más tierno,
la incapacidad para diseñar una nueva infancia.

Nota: mientras el mapa de haikus de Lisboa descansa sobre el consuelo de los miedos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s