La ‘Cena de los idiotas’ de la Junta

 

mflda

Cada semana la Junta de Extremadura hace su particular Cena de los idiotas (película francesa de 1998, donde cada semana se reúnen un grupo de amigos acompañados de  algún idiota para dejarlo en ridículo ante ellos) riéndose de todos los extremeños con alguna idea tan inestable y peligrosas como llega a ser un mono borracho con dinamita. Lo hacen sin signos de vergüenza, con una carga moral de la que deberían prescindir por ser unos incapaces y tener a la región sumida en el pozo desde hace más de treinta años; como si tuvieran que dar lecciones a sus ciudadanos o a todo aquel valiente que decia leer la prensa. Intentan presumir de datos, de estadísticas pero en el fondo resuena el lloriqueo y la queja. No se afrontan los problemas y tiran cortinas de humo para distraer la atención de los verdaderos problemas. La semana pasada fueron los vuelos internacionales del Aeropuerto de Badajoz; hay que ser cínico, ciego y ser un tanto miserable para hablar de vuelos cuando el ochenta y cinco por ciento de los extremeños son incapaces de permitirse un billete desde Talavera sin hipotecar el sueldo del mes. Sin hablar de las fiebres de malta del ferrocarril extremeño o el trote cochinero de los autobuses de larga distancia que “vertebran” la región. Debe ser que el transporte en la región va de maravilla para soltar semejante idea y quedarse a gusto al nivel de un niño tras lanzarse un eructo después de mamar: será eso, mamar. Durante años se ha mamado y se ha invertido mal a cascoporro. Pero el problema viene de lejos, de hace diez o quince años, o más. De no formar en nuevas competencias al profesorado; de no apostar decididamente por la formación profesional como salida digna y cualificada -y sí como almacén donde aparcar a todos aquellos que no valen para estudiar-. De no apostar por una universidad de calidad renovando grados y contenidos, creando nuevas salidas profesionales y así evitar un éxodo que ha levantado un proteccionismo académico en muchas universidades. De no tener una mentalidad comercial, de quejarse y no innovar decididamente; de ser incapaces de fomentar políticas valiente y optar por el subsidio y la ayuda. De rescatar negocios ruinosos a cuenta del erario público, de evitar la instalación de industrias porque destrozaría todo el patrimonio natural extremeño… y así. Seguramente sea porque todo es heredero de un sistema anticuado, un tanto servil que ha impedido la modernización de la región por iniciativa propia –“ya nos viene bien, ya vendrá papá Estado o mamá Europa a ayudarnos”-; sino a espejo de otras regiones y zonas europeas descuidando a los propios extremeños como tales y las necesidades de la propia Extremadura.

La puntilla en el inicio de todo: la lectura

Extremadura se jacta de tener aulas literarias, rutas literarias (que las realizaban institutos de fuera de Extremadura), un patrimonio narrativo, dramático y lírico único; también se vendía el gozar de la mejor editorial pública del estado. El fin de semana  leí que Extremadura es la única región en la que el consumo de libros de ocio había descendido desde 2011. ¿Qué tiene que ver ésto con lo anterior? simple; si los jóvenes ni saben leer una lectura corriente ¿cómo vamos a exigirles razonen y asimilen contenidos, que justifiquen, que emitan juicios de valor y defiendan postulados o construir un discurso propio más allá de lo marcado y formarse en una alternativa crítica?. Lo que está claro es que nadie en la Junta va a tomar medidas en el asunto porque la cultura en Extremadura ni importa, ni da dinero y mucho menos da votos. Ya no hablo de dimisiones o ceses, no hay valentía para asumir un fracaso, no parece que haya políticos honestos. Hasta que alguna mente lúcida decida hacer un “Hoy empieza todo” (película de Bertrand Tavernier, de 1999, donde se ven las dificultades de todo tipo de la cuenca minera francesa) enviando a tomar viento fresco un modelo de vida precario y arriesgándose a todo o nada poca cosa cambiará cambiará. Y pocos valientes habrá: hay tantas cosas por hacer desmoralizan al más fuerte. Así lucirá el pelo hasta la extinción.

Postdata: obviamente las dos películas mencionadas en la entrada quedan más que recomendadísimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s