Propósitos (no exclusivamente poéticos) para el nuevo año

21032550_10213481489248204_8486281203874947134_nEncarando la parte final de los trasiegos de enero, entiéndase: por un lado la cuesta arriba económica que quizá por los designios del calendario ha sido menos cuesta -échense encima de mi lomo y muérdanme. Lo entenderé- y por el otro la cuesta abajo de todos los excesos en forma de grasas, azúcares, hidratos de carbono y proteínas de las que abusamos durante quince días de la que mi cuerpo atlético se ha recuperado sin grandes sacrificios. Durante tres-cuatro semanas me distancié de todas aquellas cadenas sobre propósitos de año nuevo. He bloqueado a gente en twitter, silenciados whatsapp’s, reportado a spam correos electrónicos, quemado cartas convencionales -pese al concepto de inmediatez que tendría que ir ligado al servicio postal estatal- o escupido en la cara a todo aquel que me ha preguntado o animado a declarar mis principios de año nuevo en público. Cuando todos han sucumbido diciendo sus futiles intentonas y la mayoría han tenido que recular en sus intenciones cual político de socialdemócrata en sus primeros cien días de mandato oficial es mi momento de considerar en decir, libre de ataduras mis motivaciones para el nuevo año.

26166152_10214600692667590_7380924860647715619_nNo será uno de ellos escribir poesía porque, más mal que bien; peor que mejor y forzados o no, estoy tirando adelante bastantes versos (Adrià, Gonzalo: si me leéis, gracias). Dije hace unas semanas, creo, que estoy viviendo una época lúcida y selectiva. Escribo mucho, como un oficinista casi, enriqueciéndome cada día con las lecturas que recomiendan amigos y conocidos y otros descubrimientos que tengo el placer de paladear, y eso al final se plasma en la cuartilla. Me he vuelto un animal de costumbres y ahora cada noche saco un momento para apuntar todas las notas de la agenda y las de whatsapp. Otra de mis intenciones es ser si cabe más selectivo con mis hábitos de consumo: separada ya la purria de color pastel ahora queda separar a fantoches que viven del victimismo. El victimismo recurrente está cuando editoriales, festivales… no se fijan en un poeta y no lo publican o uno vende su obra sin un trabajo de pico y pala detrás. Uno tiene que ser responsable, honesto consigo mismo y antes de ir con la tirita a lloriquear por el campo o las redes es imprescindible hacer una autocrítica exigente, sincerarse a cara de perro delante del espejo y aprender de los errores, construir un relato y asumir un cambio no solamente en el mensaje, sino también en las estructuras y la construcción poética que ha de ser motivadora, elaborada y sobre todo sincera. Dentro de aquí veo dos taras considerables en mis hábitos: ni estoy dando importancia a la poesía joven que se está escribiendo actualmente en el estado ni estoy valorando a la mujer como se merece en mis hábitos poéticos: no leo autoras, lo reconozco. Y el primero de ellos me costará más o menos; pero el segundo hago una declaración en firme de cambio y me comprometo a un ajuste de cuentas a finales de año aquí. La coherencia que antes decía en el momento de escribir también va ligada en el proceso de lectura. Si uno no reconoce y abarca las diferentes sensibilidades que existen por consecuencia no puede progresar de forma justa.

Luego están otros que, sin ser relacionados con los libros, sí tienen un significado clave y más en estos tiempos, como mejorar laboralmente -donde sea- y desarrollarme autónomamente a medio plazo, una necesidad de realización plena. Y aquel de no querer más, sino amar mejor en el que estoy inmerso y creo he ido cumpliendo durante el año pasado y quiero confirmarlo durante otros muchos. En ello estoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s