Un maridaje ganador

ER

Elena Román

[Redescubro mi biblioteca a tragos de Voll Damm. La pasada noche, veinticuatro, entre el anaquel blanco rectilíneo de mi biblioteca, entre Magí Sunyer y Alexandr Pushkin, aparece A propósito de los cuerpos (Littera libros, 2008) de Elena Román y sé que mañana es veinticinco ene y se une un motivo más para que hoy sea la humilde protagonista del lugar. Lírica y cerveza sobre el cuerpo, maridaje ganador.]

Comer con los ojos

APDLCTiene la edad cachorra, quilos de sobra, la energía de un koala. Su almuerzo consiste en diez gramos de arroz hervido con poca sal, rociado con tres gotas de limón y aderezado con una ramita de hinojo. Si mira los granos de arroz individualmente y no como conjunto, parece que sean más, que bastarán para saciar su hambre renacentista (los ojos como platos, las babas como paelleras). E igual que mira los granos uno a uno, uno a uno los introduce en su boca, masticándolos despacito, procurando que ninguno quede preso entre dos muelas.

Cuando consigas rebajar peso, el chico acnéico tendrá que quererla. Y si esto no ocurre, si él no se enamora a pesar del sacrificio, ella se lo comerá con los ojos: poro a poro, rechazo a rechazo, grano a grano de un festín llamado acné. Y él solo es el primero de la lista. Hay tanta gente cítrica a la que comerse, tanta hambre de córnea, tantos eufemismos de la venganza, que jamás, jamás, podría someterse a un régimen ocular.

Nota: la canción… simplemente estaba escuchándola en el momento de escribir la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s