Confundir para desinformar

[sobre el artículo publicado en el Diario HOY (Extremadura) ayer bajo el título “El Procés Habla Portugués”]

117824120--624x973

Uno de los grandes defectos de los medios de comunicación extremeños es la capacidad exagerar algunas situaciones (noticias) hasta llegar al punto de dudar de la veracidad de su relato; como sucede con el artículo de ayer del HOY (clic aquí) donde el titular del inefable J.R. Alonso de la Torre con el que titulaba su columna con un esperpéntico “El Procés habla portugués” faltando a la verdad, por no decir que mentía. Como en toda situación, hay simpatías más latentes que otras; hay sensibilidades más acentuadas y emociones que se comparten o, literalmente se obvian: al igual que para la prensa ucraniana la situación de Catalunya se la trae al pairo -más que en nuestras cercanías desde luego- en Portugal me consta que despierta simpatías y antipatías al ser un socio económico y humano próximo. Ahora bien, llegar al punto de que el Procés habla portugués (que puede ser, porque el Conseller Raül Romeva si de algo va sobrado es en el dominio de lenguas) es marcarse un clickbait de cuidao.

Dejando de lado el sensacionalismo desearía centrarme en el rigor histórico. Si bien es cierto que tanto en Catalunya como en Portugal surgen dos movimientos con aspiraciones independentistas a lo largo del siglo XVII. Las “mejores tropas de la monarquía española” eran poco más de un cuarto del ejército nacional que tuvo que plantar cara en ambos frentes. Y donde la Corona tuvo la genial idea de enviar a sofocar la rebelión catalana militares portugueses, creyendo así que podría mitigar a su vez la revuelta lusa. Craso error. Las tropas lusas, apoyadas y financiadas por Inglaterra -que tenía sus intereses en territorios coloniales portugueses- dejaron para arrastre a una porción del ejército castellano confiada, arrogante y mal administrada.

Fuera del apéndice histórico comentado, todo lo que dice es cierto: PP y PSOE se han mezclado hasta ser lo mismo -cual refresco: unos abrazados con una etiqueta light y otra con toda la cafeína y azúcar posible- y algunos personajes que ni les va ni les viene el jradttema, también han aparecido. Que aquí han venido a agitar la bandera muchos payasos de los malos y no ha pasado nada más que un chaparrón de bochorno naif -hola, Vargas Llosa, ¿los incendios en Galicia bien?-. Luego, en el apartado mentiras; pues uno que lee la prensa a diario no encuentra en el ARA un referente independentista descarado como podría ser El Punt-Avui. ARA nació hace menos de una década para ocupar el nicho catalanoparlante que dejaba La Vanguardia al no publicar el rotativo del Conde de Godó en la llengua de Llull. Estaremos de acuerdo en su talante plural, pero de ahí a tildarlo como independentista es desconocer el sino de los medios de comunicación. Pero suele pasar; eso de hablar de lo que se desconoce no es nuevo de éste periodista. Es lo mismo que cuando comento la exageración de las noticias y dudar de su veracidad: mencionar al Correio da Manhã como medio serio y dentro de una terma en la que está el Jornal de Notícias o el Público -¿no se atreve a decir el Expresso porque ya sería acercarse al insulto?- es inconcebible calificar así al Correio si uno de verdad sabe el sensacionalismo y la desinformación que desprende en sus páginas. Aquello, lo de la información en Extremadura ralla la media verdad en demasía cuando no abraza el surrealismo o la exageración, son vicios expurgables a favor del verdadero orgullo periodístico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s