Todos arderemos

incndios

Aunque parezca mentira el pueblo -entendido como conjunto de individuales con rasgos culturales y sociales en común- tiene memoria selectiva; para lo bueno y para lo malo. Dentro del proceso memorístico de cada uno de nosotros discernimos la realidad según nuestro engranaje neuronal y me atrevería a decir emocional desarrolla con mayor o menor efectividad: todo depende de la relevancia final ante la barbarie del argumento con el que se quiere luchar. Al final el estado mata por su violencia o su inoperancia. Atenta con su política o su dejadez. En la democracia el pecado de la corrupción es goloso en todos los sentidos y motivaciones. En democracia todo es una cuadratura de números con un valor goloso en donde las operaciones a primera vista antónimas suelen ser las correctas para el buen gestor.  Por eso, por buena gestión y en pro del ahorro se liberó de sus responsabilidades laborales a brigadistas contra el fuego. En pro de la unidad de España se destinaron diez mil macarras a Catalunya sin pensar en la morterada de millones y las provocaciones que podrían suponer. Digo yo si se invirtieran ambas decisiones -fondos económicos para vigilancia ante peligros y contingencias naturales y policías okupas fuera de nuestros puertos- la cosa estaría mejor aunque ya digo que la matemática en política está relativizada según los vicios personales de cada uno y los propios condicionantes delimitados por los intereses del aparato, pero a cambio obtendríamos un valiosísimo principio de actuación que es insustituible en una crisis.

Dos catástrofes -uno de octubre, quince de octubre- hacen plantearme si hay alternativa a la democracia vigente y la existencia de un sistema potencialmente alternativo al que sufrimos ahora capaz de desplazarlo. Pienso de forma tibia y no lo acabo de ver claro. El principio y final de todos los problemas es la confianza en el hombre y no hay proceso de refundación del mismo que permita devolverme la fe en éllos, porque la misma memoria selectiva del pueblo provoca que desconfíe del él basándome en precedentes nada halagüeños.

2 comentarios sobre “Todos arderemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s