La improbable mediación

mediación

Los vaivenes del procès han llevado la pelota a un tejado que más o menos conozco. No, el de la Moncloa, libradme del mal, sino de la mediación vista como el mal de perder importancia y no de mostrar músculo a costa de otro. En una sociedad donde se valora, se encumbra de manera soberbia, en fin, a tarugos y peseteros entiendo que la mediación sólo es posible a partir de una serie de supuestos que invocan a la igualdad de oportunidades y trato. El movimiento de ayer de C.P es un órdago hacia M.R y su troupe de patanes la oportunidad perfecta para retractarse, recular y hablar. Ahora, entendiendo el primitivismo que conlleva tratar con gran parte de la sociedad española es posible que C.P obtenga como respuesta una antología seleccionada de testiculina envuelta en disfraces de robocop contra las calles y órganos institucionales.

La mediación es posible de manera efectiva si las partes involucradas en un conflicto quieren entablar un diálogo por voluntad propia para por la resolución de un conflicto. Una parte ya se ha declarado favorable a participar en una mediación -dejo de lado si lo ha hecho más de una decena de veces: lo importante es que se ha pronunciado otra vez-. Si no fructificara la propuesta de mediación habría que recurrir a una actuación imparcial y no sesgada; cosa harto complicada pero no imposible. Quizá toque preguntar en Euskal Herria y empaparnos con algún ejemplo suyo. Tan mal no les fué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s