El mulo

Maciej_Bodnar

Tour de Francia, 11ª etapa: EymetPau

El mecanismo de control de fugasen las etapas llanas del Tour funcionó a la perfección salvo por un pequeño detalle, la entrada en el trío del día del polaco Maciej Bodnar, un mulo que soportó casi 200 kilómetros el aliento del pelotón nunca muy lejos, el ciclista que más horas de pantalla ha ocupado lo que va de Tour, un tío muy grande y corto de cuello, lo que le hace levantar extrañamente la cabeza para ver la carretera delante, y unas gafas opacas que impiden observar la menor expresión y unos brazos que se estiran para agarrar abajo el manillar. Se llama Julien Vermote. Es belga y es el corredor más preciado del Quick Step. Es un Gargantúa glotón que en vez de gritar al levantarse todas las mañanas “¡a beber, a beber!” gritá “¡a la caza, a la caza!” Él solo, a veces con la colaboración de Lars Ytting Bak, un antiguo fuguista como su apellido obliga, ahora policía en el Lotto, controla el tiempo y la distancia. Camino de Pau, a falta de unas decenas de kilómetros, Bodnar tuvo fuerzas para dejar la fuga y lanzarse solo hacia la victoria. Tan duro es, tan fuerte tiró, que obligó al equipo de Kittel -el comandante en jefe de las volatas- a usar a su campeón del mundo Philippe Gilbert en la caza final. Hasta los 200m llegó Bodnar. Kittel, lejos de todos los demás llegadores, ya había visto la línea de meta. Y le fue imposible no llegar el primero.

Carlos Arribas

2 comentarios sobre “El mulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s