Falsas divinidades

WhatsApp Image 2017-05-06 at 08.25.52

Cuando los y las poetas se ponen ligueros, tacones altos como el Everest y se trepan encima de su ego como bijouterie de fantasía de hojalata y una enferme-dad terrible, la enfermedad infantil del narcisismo, la caída provoca la ruptura de la espina dorsal de la belleza, pero la humanidad sonríe desde el nivel del piso, entera.

Rafael Courtoise
(extraído de Diva de Mierda. Una antología alrededor del ego,
Ediciones Liliputienses, 2014.)

¿Y qué criterio tiene hoy día la poesía? cuando uno critica o se queja: es decir cuando suena aquello que uno no se quiere oír aparece el término respeto, como si lo estuvieras faltando. Y no, mentira: el respeto es aceptar la crítica, no mudarla y justificar el punto discordante. Por suerte y por desgracia, gracias al transfuguismo emocional y lírico estamos en una época donde la poesía está más viva que nunca: sucede si acaso que hay una poesía dudosa de serlo con una pose de ser amos del universos, divinidades según sus relaciones personales y poéticas, sus followers -antes que lectores, me pregunto- y libros vendidos. ¿Acaso hay listas de libros más vendidos en poesía y bajo qué criterios?. ¿Qué se considera un best seller en poesía?

La poesía se ha convertido en una pugna de cifras para tapar la mediocridad del mensaje a partir del chanchulleo, dejando de lado la honestidad. Actualmente algunos viven más pendientes de realizar un buen beso negro que de decir las cosas como son: esos poetas se han vuelto egoístas y ególatras.

(NOTA: Comentario modificado para su publicación en el blog, originalmente escrito en Caníbales, reflexionando sobre la introducción de la página y no sobre el poema en sí -puesto que en la portada no hay lugar para publicar comentarios-. La respuesta de Pablo Benavente, quedándose con lo que le ha dado la realísima gana es sublime.)

4 pensamientos en “Falsas divinidades

  1. El problema no son los poetas, no es culpa suya escribir mal y vender. En realidad son los lectores quienes deberían exigir calidad, pero el talento es dificil de encontrar. Como bien explica el artículo, contamos followers en vez de lectores, vergonzoso pero cierto. Muy de acuerdo con lo que has escrito.

    Le gusta a 1 persona

    • (Muchisimas gracias por comentar, Alejandra.)

      Bien, la culpa es de todos un poco: editoriales sin un mínimo de calidad o que tratan la literatura como un producto y no como un servicio -llámame romántico-, lectores porque por desconocimiento, ignorancia o “ya les va bien” leer lo que leen.

      Coincido contigo: el talento es complicado de encontrar; pero en el 95% de los poemarios -remarco: poemarios- hay un verso como mínimo que se puede salvar. Los poetas son como un péndulo; capaces de aprender de maestros (muchos de ellos, dudosos) de forma humilde y luego llenarse el pecho de un orgullo injustificado que solo es comprensible por el proteccionismo que hay entre muchos de ellos.

      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s