Uno de mayo

15M-huelga14N-003

Espero que estés ya mejor, lee y firma por favor. La administrativa -de prácticas- está nerviosa. B no está en la oficina y la otra administrativa -E, que está en nómina- me evita. No saluda. Si tienes cualquier duda coméntame por favor dice la administrativa -de prácticas-. Está todo bien, gracias. Te he dejado las copias de los originales en el portafolios naranja, por si las necesitáis. Ya las tenemos, pero gracias. Oye, de verdad mejórate. Yo la creo porque ha sido honesta conmigo desde la primera conversación que tuvimos y hoy mientras nadie me hacía caso porque durante tres minutos de pie ella ha sido la única que me ha ofrecido una silla para sentarme y otra donde apoyar la pierna con la férula. La oficina por cierto, estaba vacía. Nadie a quien atender, por tanto no se explica tanta hostilidad. Y la férula pesa mucho, da calor. No puedo quedarme mucho tiempo en pié. pero ahora ya estoy sentado con la aprendiz. Mientras firmo, E como digo, ni me mira. Siento asco por ella, por B y por la patraña de su organización, pero decido callarme pese a que tengo algunas verdades muy sucias que soltar. Un jodido mercadeo de personas a cambio de dinero, eso es lo que és la organización en la que trabajan. O es lo que hacen de ella, no lo sé. Tengo claro pero, que la venda se me ha ido cayendo estos últimos días. Ya está. Todo firmado, cualquier cosa me decís. Muchas gracias por todo, has hecho un gran trabajo –recordemos que me habla la persona de prácticas-. Ahora E la mira a ella de reojo, formamos un triángulo de miradas fijas, como puñales. Ella a mí con una mirada sincera. Yo a E con condescendencia. Segundos después me levanto, dos besos, un ligero abrazo. Buen verano. Gracias, igualmente.

Si sucediera ahora ésto no callaría nada. Hubiera soltado todo y tendría la conciencia mucho más tranquila. Defender tu trabajo es básico y no entiende de metodologías: si hay que luchar y protestar, pues se hace. Si hay que criticar y decir las cosas como son, aunque molesten, se tienen que decir. Con tacto, claro. Lo que no puede ser es que se rían en nuestra cara, que se haga de nuestras quejas una banalización, que no se nos dé valor. Hay que gritar, protestar; cuando salgamos a la calle nos tienen que tener miedo porque somos capaces de parar todo y para ellos menos manifestación festiva y más protesta, más voz, más contundencia. Menos batucadas y más altavoces, más pancartas y menos sonrisas. Reivindicar no es conformarse, sino un paso más de la lucha para no aguantar desmanes como aquel día que pagué la rebeldía de estar de baja. Cosas del mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s