La vida de otro modo

Hace días ya escribí sobre Ángel Campos ,para hoy tenía también algo preparado. Por desgracia he tenido que editar la entrada y Ángel tendrá que compartir espacio con un compañero.

Los dos protagonistas destacaban por su generosidad. Por lo tanto mucha molestia no creo que cause la partición.

* * * * *

Ángel

1227740402_850215_0000000000_sumario_normal

“mientras pueda pensarte
no habrá olvido”

Otro año más sin Ángel Campos. El profesor, el poeta, el traductor: el agitador cultural; una coctelera andante de ideas y proyectos. Recuerdo la voz de Lolo Merino, a eso de las siete de la mañana anunciando su fallecimiento por la radio, el estar todavía dormido y abrir los ojos de golpe y notar el frío y una sensación de vacío bastante aguda en mi interior. El peso de su ausencia ese día se notó en las miradas entre compañeros -por suerte, no tuvimos clase- y en las lágrimas de Rosa y Rosalía. Recuerdo perfectamente el sentimiento de derrota, el por qué nuestro profesor. No digo ya el siempre se llevan a los mejores tan manido… fue un golpe duro. Llevaba poco tiempo con nosotros; marchó y su ausencia es irreparable. Que no nos vengan con el sanbenito de el tiempo cura las heridas porque cada año, cada veinticinco del mes once esa herida se abre y supura un poquito. Porque la vida, esta vida es cruel y no entiende de pausas. A Ángel se le necesitaba pisando la tierra, componiendo, oliendo el campo o contando espumas del Atlántico. O qué sé yo. Hoy apetece comer una bifana, beber vinho verde y ponerme hasta las cejas de pudim molotov. Hoy apetece un abrazo de Paula: una cena con ella en casa o en una terraza del bocatín. Hoy apetece viajar a Portugal. Hoy apetecen mil y una cosas que recuerden la figura y el verso. Hoy nuestra memoria llora y la herida supura sin cura.

* * * * *

Marcos

ana

“Si una estrella olvidando su distancia se mece
en los agraces labios de un muchacho,
denunciadla a los astros.”

Y joder, la alegría de la lucha. La memoria. El preso que talló la libertad en las rejas oxidadas: la partida de Marcos es un aviso a la responsabilidad que tenemos todos no sólo de cuidar su riqueza poética, sino también la herencia política: hay que hablar a los niños, explicar quién era ese señor. Por qué estuvo veintitrés años en la cárcel -Porlier, Ocaña, Burgos- y trabajar para que imaginen entrar chiquillo y salir adulto, más curtido que la piel del carnero. Que nuestros críos sepan qué sucedió en la Península para llegar al extremo de la carencia de libertad. Tenemos que leerles sus poemas y contar su vida: y no hoy, sino pasado, y el otro. Hay que construir el legado de su palabra con el mismo respeto con el que él erigió su vida libre y generosa.

  • Postdata: hoy se me han juntado los demonios. No es el mejor día del año, pero seguiremos adelante aunque lágrimas y mal trago cueste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s