1F – Tres cosas

corrrk

el río Lee deslizándose por Cork

Tarragona, 1 de septiembre. 12:30 p.m

  • Canción: Sharon Shannon & Mundy – The Galway girl

    – – –
    SONRISAS: la diferencia entre Irlanda e Irlanda del Norte radica en pequeñas cosas a priori sin importancia, como la moneda o el sistema métrico. Ello no conlleva por ejemplo que compartan oficinas de correros, sistema ferroviario En cambio hay otras que reflejan más el cambio sociocultural y el por qué en Belfast hay una sociedad con piel recién sacada de la siderurgia en el peor de los casos. Y es que las sonrisas más bonitas las has visto de Newry hacia abajo, aunque allá hayas llegado a emocionarte o taparte los ojos al leer alguna historia en las calles del oeste o el este.

    SAL:
    te las ingenias para cocinar como lo harías en casa: un día haces guisantes con beicon. Otro salmón con champiñones. Eres de los que piensas y defiendes a capa y espada el dicho de a donde fueres haz lo que vieres pero no has podido evitar hacer del aceite de girasol tu mejor aliado en la cocina y la envidia de muchos de tus compañeros al ver que es algo más sano que la mantequilla líquida que gastan. El pragmatismo hecho realidad: ellos consiguen con la mantequilla y su toque salado esa chispa de sabor que se te escapa con tus recursos económicos: todo el mundo sabe que la cocina sabrosa entra mejor. Todos reconocemos que la sal es quizá uno de los ingredientes básicos de la cocina y uno de los más escondidos en los recovecos de la memoria en el momento de hacer la compra, como si se escabullera como hace en el mar en forma de espuma. En el supermercado lo hace en forma de esquina al lado de la comida de perros. Obviamente, no pasas por delante de esa estantería. 

    LLUVIA: hasta que llegaste a Cork creías que el mito de la lluvia en Irlanda era más una leyenda urbana; pero has salido a la calle y te has enfrentado de bruces con la realidad. Era la típica lluvia fina incesante que te cala. Fina como la grieta un labio secado o una punta abierta y breve en su recorrido como una caricia furtiva. Hoy es quizá lo que más añoras, más allá de las personas y lugares conocidos. La lluvia en todas su maneras y en todas sus gotas transportándote un aviso de recuerdo, una metáfora de la brevedad que no acaba. La valentía del que lucha contra la gravedad del destino y las miradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s